Concepto de militancia

La palabra militante se conforma con “militar”, del latín “militaris” que tiene una connotación relacionada con el ámbito castrense, referido a soldados y fuerzas armadas; a lo que se le añade el sufijo de cualidad “ia”.

La militancia es la actividad que ejerce un ciudadano, dentro de un grupo con el comparte afinidad de pensamientos, que, en ejercicio activo de su derecho de participación, gestiona, defiende, organiza y ejecuta, un conjunto de planes destinados a concretar un ideal, ya sea político o social.

La militancia tiene diversos fines, pero todos tienen en común la imposición de ciertas ideas o el logro de derechos aun no reconocidos por el ordenamiento jurídico y/o aceptados por el imaginario social. La militancia supone la idea de lograr cambios en el ámbito que involucre.

De acuerdo a los diversos fines, la militancia puede ser:

-Política: pretende que el partido político al que se pertenece logre vencer en las elecciones, realizando para ello, propaganda, obras comunitarias, manifestaciones públicas, etcétera, por ejemplo: “Por estar ejerciendo la militancia política, mi prima recorre los barrios carenciados, ayudando y haciendo conocer cuál es la plataforma que su partido implementará si gana las elecciones” o “El militante pronunció un discurso sobre las ventajas de su candidato frente a los opositores”.

No basta con estar afiliado a un partido político para ser un militante, sino que debe haber un accionar deliberado hacia el logro de la concreción de su ideario. Los militantes son de todas las edades, incluso jóvenes que aún no ejercen sus derechos políticos, pero adhieren a las metas partidarias. Para afiliarse a un partido político, se requiere ser mayor de edad, pero se puede ser militante, antes.

-Social: Trata de eliminar prejuicios y lograr reconocimiento de derechos para colectivos marginados, por ejemplo, la militancia feminista, la barrial, la de identidad de género, la de lucha contra la discriminación racial, la ecologista, etcétera. Algunos militantes se reúnen formando una ONG (organización no gubernamental) aunque también puede ser llevada a cabo por una sola persona o un pequeño grupo informal. Ejemplos: “Un grupo de militantes, pertenecientes a una organización de desocupados, marcharon para reclamar su derecho al trabajo digno”, “Las militantes feministas se reunieron para ver el rumbo a seguir en la petición de nuevos reconocimientos para las mujeres en el campo político y laboral” o “Martin Luther King, fue un militante que bregó por conseguir derechos civiles para los marginados afro-estadounidenses, y dio su vida por la causa”.

Los jóvenes, muchas veces, comienzan su militancia, desde los centros de estudiantes de las escuelas, donde pugnan por mejorarlas, combinando la militancia política con la social; aunque por supuesto en todos los casos, están muy relacionadas.