Concepto de asalto

La palabra asalto, que llegó al español desde el italiano “assalto” es el acto y el efecto del verbo asaltar. Se compone de la preposición “a” más “salto”, del latín “saltus”, que designa a la acción de elevarse del suelo, impulsándose hacia arriba. Asaltar es la acción de saltar, en este caso sobre alguien, realizando un ataque sorpresivo, irrumpiendo a un lugar, o controlando a una persona, con diversos fines.

Como delito, un asalto es la irrupción violenta de uno o más delincuentes a un lugar con fines de robo, o el abordaje a un individuo, para despojarlo de sus pertenencias, lo que puede hacerse en el interior de un lugar o en la vía pública, usando para amedrentar, armas blancas o de fuego, o, incluso, armas de juguete que simulan ser verdaderas, o botellas rotas. Los asaltos, se hacen bajo amenaza de recibir un daño, si no se acata la orden de los asaltantes. A veces, la amenaza se concreta, y queda gente herida o muerta, como consecuencia de ello.

Ejemplos de uso: “Hubo un asalto en el Banco del pueblo, y se llevaron mucho dinero”, “Me asaltaron dos hombres armados, cuando iba de compras, y se llevaron mi teléfono y mi bolso” o “Han asaltado el negocio de comestibles, apoderándose de dinero y mucha mercadería”.

En la esfera militar, son asaltos, las irrupciones sobre posiciones enemigas, con el fin de atacarlas y dañarlas. Un carro de asalto o de combate, también conocido como tanque de guerra, es un vehículo blindado, capaz de desplazarse fácilmente por cualquier terreno, gracias a sus orugas (eslabones modulares). Tienen enorme potencia, y emplean fuego directo. En general, operan con fuerzas combinadas, y debutaron en la Primera Guerra Mundial.

En el Boxeo, salto, es el nombre alternativo que se utiliza para nombrar a los rounds, que son períodos de tiempo breves, no predeterminados, en el que se enfrentan, en el ring, los oponentes. Luego de un round o asalto, hay un descanso, antes de empezar el próximo.

En el plano inmaterial, se dice, comúnmente, que nos ha asaltado una idea, un pensamiento o una duda, cuando, intempestivamente, aparecen en nuestra mente, por ejemplo: “Estaba preparando mi viaje, y, de repente, me asaltó la duda, de si me alcanzará el dinero que tengo reservado para la travesía” o “No quiero angustiarme, pero desde que mi padre está internado, me asaltan feos pensamientos sobre la evolución de su enfermedad”.

En Pintura, “Asalto a una diligencia”, es un cuadro, cuya autoría es del pintor español, Francisco de Goya (1746-1828) que representa el abordaje a una caravana, por parte de un grupo de malvivientes. En la parte izquierda, se ve a un hombre, apuntando a otro, que parece muerto, con una escopeta, mientras el resto toma las pertenencias de los viajeros, lo que se visualiza en parte central.

Buscar otro concepto