Concepto de bacanal

Bacanales eran las fiestas que, en la Antigua Roma, se ofrecían en honor al dios del vino, Baco, tomado del dios griego Dionisio, en cuyo honor, en Grecia se celebraban las Dionisias.

Bacanales, es un término que procede del latín “Bacchanalia”, y se aplica, como dijimos, a las fiestas que se comenzaron a celebrar en Roma, por influencia griega, desde el año 200 antes de la era cristiana. Solo era, en sus inicios, realizada con la participación de mujeres, y las sacerdotisas que se encargaban de organizarlas, se conocían como bacantes, reuniéndose cerca del monte Aventino, en la arboleda de Simila. Las reuniones eran secretas y se hacían en enero y marzo, con la primera luna llena, y los días 16 y 17 de marzo. Más tarde, participaron también los hombres. La clase social no era un problema para participar en los bacanales, e incluso, se admitía la presencia de esclavos.

El desenfreno y la lujuria, caracterizaban estas fiestas, y, siendo en honor al dios del vino, indudablemente se bebía en exceso. También se comía y se practicaba sexo colectivo, sin moderación, rompiendo ancestrales tabúes. Se decía que también realizaban sacrificios.

Las autoridades de la República romana, estaban asustadas, por el accionar de este grupo, que consideraban una secta maligna, por la posibilidad de que en esas fiestas secretas y viciosas, pudieran urdirse conspiraciones, que pusieran en peligro la estabilidad de Roma, que crecía cada vez más con las conquistas, tanto en extensión como en diferencias sociales, por el empobrecimiento que las guerras había acarreado y el ingreso masivo de extranjeros.

Una acusación ante las autoridades romanas, sobre lo que sucedía en los bacanales, por parte de un joven llamado Ebucio, cuya madre pretendía iniciarlo en el culto a Baco, desató una investigación y persecución contra la secta. Ebucio había sido informado de lo que pasaba en los bacanales por su novia, Híspala Fecenia, quien fue la instigadora de la denuncia, pues manifestó haber sido testigo de las violaciones que allí ocurrían, cuando había acompañado a su amo, antes de ser liberada, a esos rituales.

En el año 186 a. C, los bacanales fueron prohibidos en Italia por un senadoconsulto (decisiones senatoriales). Solo podían realizarse si se requería y obtenía la aprobación del Senado. A pesar de la prohibición, y de las condenas a muerte, continuaron haciéndose en el sur de la Península Itálica, aunque con miembros muchos menos numerosos.

De estas antiguas festividades, desordenadas y con calificación de orgías, donde se acusaba entre otras muchas cosas, a los hombres, de prácticas homosexuales pasivas, pasó el término en la actualidad, a designar cualquier fiesta donde reina el desenfreno. También, al igual que otras celebraciones romanas, como, los lupercales y saturnales, dieron nacimiento a nuestros carnavales.

Buscar otro concepto