Concepto de bibliotecario

La palabra bibliotecario, se compone del término griego “bibliotheke”, lugar que sirve de depósito de libros, más el sufijo de pertenencia “arius”.

La de bibliotecario, con su forma femenina, bibliotecaria, es una profesión, que exige capacitación en institutos de enseñanza superior o universitaria, según los países, que desempeña sus funciones en una biblioteca, lugar donde los libros son guardados, clasificados y puestos a disposición del público, para que allí encuentren la información requerida.

El Bibliotecario es el que se ocupa de organizar la información, adquirir nuevos materiales que le parezcan necesarios, desechar los desactualizados, y brindar asesoramiento a quienes necesiten usar ese servicio cultural. El bibliotecario debe, además de su preparación académica específica, contar con habilidades comunicaciones y organizacionales, para asesorar a los usuarios, orientarlos en su búsqueda, cuidar el nivel de ruido, hacer registros, etcétera, siendo un mediador entre la documentación y los usuarios. La mayoría, son contratados por establecimientos educativos, de los diversos niveles de enseñanza; aunque también hay bibliotecas, en centros comunitarios, clubes, asociaciones profesionales, iglesias, etcétera.

Las actuales bibliotecas, públicas o privadas, pueden tener servicio de hemeroteca (colecciones de artículos periodísticos) y archivos digitales. Muchas cuentan con servicios de fotocopiadoras, salas de lectura y préstamos a domicilio, estando el bibliotecario, encargado de organizar dichos recursos. Las nuevas tecnologías, han obligado a los bibliotecarios a tener nuevas competencias y habilidades, con visión integradora, para usar medios electrónicos en su labor, con el objetivo de ampliarla y hacerla más eficaz, por ejemplo, con servicios “on line”.

Ejemplos: “Mi primo se recibió de bibliotecario, y trabaja en la escuela del barrio, en un espacio con poco material, pero de calidad” o “Voy a ir a la biblioteca a ver si consigo material para hacer mi tesis”.

Desde la creación de las primeras bibliotecas, en la Edad Antigua, nació la necesidad de contar con bibliotecarios. Sin embargo, uno de los que fue reconocido inicialmente con dicho título, fue Anastasio el Bibliotecario, que ocupó el cargo, en el siglo IX, de Archivero Jefe de la Iglesia de Roma. En el Renacimiento la figura del bibliotecario cobró gran relevancia, lo que se intensificó durante la Ilustración.

En Argentina, los primeros bibliotecarios, surgieron junto a la Primera Biblioteca Pública de Buenos Aires, fundada el 13 de septiembre de 1810, que luego se llamaría Biblioteca Nacional Mariano Moreno, y fueron, el sacerdote y Doctor en Teología, Saturnino Segurola y Fray Cayetano Rodríguez.

Buscar otro concepto