Concepto de biblioteca

Biblioteca es una palabra de origen griego, compuesta por “biblion” que significa libro y “theke” que significa armario. Partiendo de este origen podemos definir a una biblioteca como el conjunto ordenado de libros para ser conservados y utilizados como medio de divulgación cultural, por lo cual cumplen un gran papel social.

Fueron los griegos los que tuvieron las primeras bibliotecas, aunque los documentos en tablillas de barro o en papiros ya fueron conocidos y conservados, por los pueblos mesopotámicos y en Egipto. En Grecia fueron famosas las bibliotecas de Alejandría, cuya construcción data del siglo III a. C por obra de Tolomeo II, con el objetivo de que se difunda la cultura helenística y una expresión del poder de la dinastía ptolomeica. En el año 145 antes de Cristo, mientras gobernaba Ptolomeo VIII, ocurrió una purga de intelectuales en Alejandría lo que produjo como consecuencia el eclipsamiento de la biblioteca, y Julio César, de modo accidental la incendió en el año 48 antes de Cristo, y aparentemente, fue luego reconstruida. Lo poco que quedaba de ella, desapareció en el siglo III.

En Roma el emperador Augusto fundó las bibliotecas Octaviana y Palatina, que fueron las primeras bibliotecas públicas. El emperador Trajano fundó la biblioteca Ulpiana y Constantinopla fundada por Constantino, contó con muchas bibliotecas. La invasión de los bárbaros que terminó con el Imperio Romano también aniquiló sus bibliotecas. Los monasterios sobre todo los benedictinos se ocuparon de salvar los libros y guardarlos.

Con a invención de la imprenta y el desarrollo del pensamiento de la ilustración los libros impresos, y ya no solo los manuscritos, fueron muy apreciados en un mundo que necesitaba saberlo y cuestionarlo todo.

Actualmente la informática ha permitido la creación de bibliotecas electrónicas, de fácil acceso, a través de Internet, y sin necesidad de contar con un espacio físico para contener las publicaciones. Las bibliotecas tradicionales siguen subsistiendo, y tanto estas como las virtuales son muy importantes en la tarea educativa y a fines de investigación, sin descartar su aporte como medio de entretenimiento y distracción.

Los Estados cuentan con bibliotecas nacionales financiadas con fondos públicos. Las universidades cuentan también con bibliotecas para sus propios estudiantes y con fines de investigación, y otro tanto sucede con las bibliotecas escolares.