Concepto de castillo

La palabra castillo procede del latín “castellum”, término compuesto por el sufijo formador de diminutivus “illum” sobre el sustantivo “castrum” en el sentido de “refugio” o “fuerte”, siendo entre los antiguos romanos, un campamento militar.

Un castillo es un sitio de edificación imponente y segura, en general construido en piedra, protegido por murallas y rodeados por fosos, donde hay zonas destinadas a habitación y otras a patio de armas.

Si bien hubo castillos desde el Neolítico, hechos en barro, y la Biblia nos da cuenta de la existencia de ellos, llamando, además, David, a Dios, metafóricamente “su castillo” en el sentido de su fortaleza, su construcción se fue perfeccionando hasta ser muy comunes en la Edad Media como lugar de residencia de los señores feudales, y reyes, que servía a su vez de protección contra invasiones bárbaras.

Si bien cuando en la actualidad se califica a una vivienda como un castillo cuando es muy grande, de varios pisos y suntuosa, los castillos medievales no eran lujosos, sino que en ellos lo que se priorizaba era la seguridad, por ello es que eran oscuros, ya que grandes ventanales los hubieran hecho vulnerables. Se construían sobre colinas, para tener mejor observación del enemigo si se acercaba, pudiendo visualizarlos desde las torres. Estaban rodeados de espacios de cultivos donde los vasallos desempeñaban sus actividades. En el siglo XVI los reyes prefirieron la vida en sus suntuosos palacios.

Con origen en un castillo medieval, en el Reino Unido se erige el Castillo de Windsor, que ocupa unas cinco hectáreas, en una localidad pequeña en el condado de Berkshire, a 34 km al oeste de Londres y al sur del río Támesis. Data del siglo XI, y en el siglo XV se le incluyó la Capilla de San Jorge. Es la residencia de la familia real británica. Su construcción es en piedra y se lo ha renovado siendo su lujo excesivo y combinándose los estilos barroco, gótico y rococó.

Sin embargo, no todos los castillos son medievales, como el de Neuschwanstein, en Alemania, que en español puede traducirse como "La Nueva Piedra del Cisne" cuya construcción fue encomendada en 1866 por el rey Luis II de Baviera, como fruto de su imaginación y romanticismo y no por cuestiones defensivas.

Las princesas y príncipes que habitan en castillos son un tema reiterativo de los cuentos infantiles.

Castillo es también un apellido de origen español, como el del presidente argentino Ramón Castillo que gobernó el país efímeramente, entre el 27 de junio de 1942 y el 4 de junio de 1943, cuando fue derrocado por un golpe militar.