Concepto de comarca

Etimología

El sustantivo femenino comarca se originó en el latín medieval “commarca”, integrado el término por el prefijo de globalidad “com” y por “marginis” a su vez tomado del germánico “mark” en el sentido de marca, borde, límite o frontera.

En su sentido originario y literal, se aplicó a los territorios fronterizos. A partir de 1780, la RAE le otorgó el significado de espacio geográfico que se compone de una población y sus alrededores, pasando en 1832, a tener su sentido actual, de división territorial comprensiva de varias poblaciones.

¿Qué es una comarca?

Una comarca es un espacio geográfico de dimensiones variables, intermedio entre el pago y la región, de límites imprecisos, que se ubica dentro de otro territorio más amplio. La comarca se caracteriza por poseer una idiosincrasia, que la hace distinguible de la unidad territorial mayor que integra, en general, por poseer determinadas condiciones climáticas, hidrográficas de relieve, etcétera que hace que allí haya nacido una cultura peculiar, adaptada a esas condiciones naturales, que hicieron nacer una historia particular.
Son más habituales las comarcas en espacios poco urbanizados, que conservan sus rasgos tradicionales.

Ejemplos de comarcas

Las comarcas son frecuentes en España, vinculadas muchas veces a sus productos agropecuarios.
Entre otras muchas, podemos mencionar en España, la comarca del Besaya, que integra la comarca de Cantabria, ubicada a la vera del río Besaya, que cuenta con unos cien mil habitantes; o la gran comarca de La Mancha, de una superficie de más de 30 000 km², en el centro del país, al sur de la Meseta Central.

En la imagen pueden verse la diez comarcas que confrman la provincia española de Jaén.

Sin embargo, también hay comarcas fuera de España, por ejemplo, en Colombia, donde se fundó por ley del 4 de junio del año 1870, la Comarca Tulenega, merced al accionar de líderes indígenas Tule.

Un nuevo concepto de comarca en la España actual

Esta nueva manera de comprender las comarcas, tiene en consideración más que las características naturales de la zona, su función administrativa y burocrática.

Tomando como referencia estudios de mercado, se realizó en España una división administrativa en comarcas en el año 1936, en Cataluña.

Desde fines del siglo XX, surgió en España un nuevo modo de usar el término comarca, aplicándolo a formas propias de organización territorial, donde existe un grupo de municipios en torno a una comarca de cabecera. Esto tuvo especial relevancia a partir de la aparición de las Comunidades Autónomas, con el fin de organizar servicios, a cargo de diferentes comarcas. Solo algunas comarcas de las Comunidades Autónomas tienen existencia legal, con instituciones que las colocan en un estatus intermedio entre municipios y provincias, como el caso de las comarcas de Cataluña, las de Aragón o las de Galicia.

Comarcas imaginarias

En sus novelas “El hobbit“ y “El Señor de los Anillos”, el escritor J. R. R. Tolkien, de nacionalidad británica, nos habla de una comarca imaginaria, situada en el también continente ficticio, Tierra Media, donde habitan personas de talla baja, conocidos como hobbits.