Concepto de desarraigo

El desarraigo, es la acción y el efecto de desarraigar, que implica, quitar una planta del lugar donde está enterrada su raíz, para tirarla, o trasplantarla en otro sitio. Por extensión, se aplica a las personas que se alejan del lugar donde han forjado lazos emocionales fuertes, para irse, voluntaria o forzadamente, a otro sitio, donde deberán intentar arraigarse (echar raíces), pero, seguramente, el cambio de lugar, que lleva aparejado el distanciamiento de lazos afectivos, y, muchas veces culturales, que conforman su identidad, puede tener consecuencias graves en la salud psicofísica del individuo; o del grupo, si todo un conjunto de personas ha abandonado el lugar de su procedencia.

Si bien alguien, puede elegir afincarse en otro lugar; en general, no se hace esta elección por motivos fatuos, sino que responde a ciertas necesidades, de diversa gravedad: falta de trabajo, una pareja que reside en otro lugar, capacitación y estudio, enfermedades, guerras, crisis económicas o sociales, persecuciones ideológicas o raciales, etcétera.

El desarraigo puede ser temporal, como en el caso de quien se va a estudiar o capacitarse a otro lugar distante; o definitivo, si no hay posibilidades de volver a su terruño, o solo hacerlo por un lapso breve de tiempo. Puede tratarse de cambiar de localidad dentro del mismo país, lo que resulta menos traumático; o irse a otra nación, a veces con costumbres muy distintas.

Cuanto más diferente sea el lugar adonde se ha emigrado, con respecto al de origen, más se sufrirá el desarraigo, especialmente si difiere en cuanto al idioma, el clima, la religión, etcétera. Es lógico sentirse solo, angustiado, extraño y temeroso. En ocasiones, puede sufrirse xenofobia, por su condición de extranjeros, lo que agrava la situación.

Cuando por razones laborales, las empresas públicas o privadas, envían al trabajador a cumplir funciones a un lugar diferente del de su lugar de residencia habitual, se le abona una compensación por desarraigo. Algo similar ocurre con los miembros del Congreso.

Las nuevas tecnologías, ocupan un lugar muy importante para mitigar los efectos adversos del desarraigo, al permitir seguir en contacto con familiares y amigos que quedaron en el lugar añorado. También ayuda, buscar, en el nuevo lugar, compatriotas que estén atravesando la misma situación, para sentirse acompañados.

El sociólogo Pierre Bourdieu escribió el libro “El Desarraigo”, en el año 1964, para hacer un estudio etnográfico, de los efectos de la guerra y el capitalismo sobre las poblaciones marginadas y rurales de Argelia.