Concepto de desgracia

La palabra desgracia, está compuesta por términos tomados de la lengua latina: el prefijo de negación “dis” y “gratia”, a su vez de “gratus” que puede traducirse como grato o placentero. Por lo tanto, una desgracia es un hecho adverso, muy doloroso y trágico.

En general, la desgracia es aquello malo que sucede sin intervención humana, por ejemplo: “Fue una desgracia que su madre falleciera tan joven”, “Por desgracia perdí todos mis bienes como consecuencia de la inundación” o “Fue un hecho desgraciado el haberse contagiado de la grave enfermedad”.

Pero también las desgracias pueden ser provocadas en forma culposa o dolosa: “Iba conduciendo despreocupado y hablando por el teléfono móvil, y, sin querer, causé una tremenda desgracia, al embestir a un peatón” o “Fue un hecho desgraciado que el odio lo cegara y buscara venganza matando al asesino de su hermano, lo que le privó para siempre de su libertad”.

Las desgracias pueden afectar a pueblos enteros, por ejemplo: “La guerra en esta región, es una desgracia que debemos soportar desde hace siglos” o “El terremoto causó una desgracia terrible, y tuvimos que lamentar muchas muertes”.
Cuando sucede un infortunio, pero sus consecuencias no son irreparables, se dice que fue “una desgracia con suerte”, por ejemplo: “Me caí en medio de la calle, pero, aunque me torcí el pie, fue una desgracia con suerte, pues alcancé a pararme antes que me atropelle algún vehículo”.

Las desgracias son la parte mala de la vida, pero, sin ellas no valoraríamos los momentos buenos y positivos, cuyo recuerdo y esperanza de que volverán, nos consuelan en los momentos difíciles. Las desgracias imponen períodos de duelo, si se han sufrido pérdidas humanas o materiales, y se requiere tiempo para sanar, período en el cual es normal que se llore, se lamente y se sufra. Hay personas resilientes, capaces de superar rápidamennte las desgracias y salir airosos de ellas, mientras otros, se deprimen y magnifican sus pesares, más allá de un tiempo razonable, los que los conduce a aumentar sus desgracias.

La frase "caer en desgracia", se usa para mencionar las situaciones en que alguien deja de merecer el favor o la consideración social, por ejemplo: “El artista cayó en desgracia luego de ser acusado de violación, y su público le dio la espalda” o “El político cayó en desgracia por sospechas de corrupción, y debió alejarse de la vida pública”.

En Literatura, el galardonado escritor sudafricano, John Maxwell Coetzee, nacido en Ciudad del Cabo, en el año 1940 y que obtuvo en 2006 la ciudadanía australiana, escribió la novela “Desgracia”, que publicó en 1999, la que obtuvo el premio Booker ese mismo año. La obra trata de las desgracias que sufre un hombre, como consecuencia de sus malas e indecentes decisiones.