Concepto de ejido

La palabra ejido es una palabra grave, un sustantivo, que se derivó etimológicamente del latín “exitus” y su traducción es “salida”. Son los terrenos de uso común (tierras comunales) ubicados en las afueras de un poblado, a la salida del mismo, destinados a la explotación agrícola-ganadera, muy típica de la organización laboral de los aborígenes americanos.

Se basa en el concepto de uso solidario y cooperativo de tierras, a diferencia de los terrenos de propiedad privada, que no permiten el uso por otros que no sean sus dueños, sin su consentimiento.

En sus orígenes eran terrenos improductivos, incultos, llenos de pastizales, que los aborígenes americanos trabajaban en forma comunitaria. Con la conquista americana las tierras comunales aborígenes (ejidos) fueron repartidas como propiedad privada, especialmente en el territorio mexicano, creándose latifundios: Pero a partir de la reforma agraria, tras la Revolución, en 1917, volvieron los ejidos a tomar protagonismo, contando con tres organismos principales: 1. la Asamblea, que es el órgano de mayor poder, que se reúne ordinariamente cada seis meses, o en forma extraordinaria, donde todos los ejidarios participan en igualdad de condiciones como si se tratara de una democracia directa. 2. El Comisario que ejerce el Ejecutivo, que ejecuta las decisiones de la Asamblea, y administra los bienes comunes, y está integrado por un Presidente, un Secretario y también un Tesorero. 3. Un cuerpo auditor, que es el consejo de Vigilancia integrado por un Presidente, y dos secretarios, uno Primero y otro Segundo.

Existen algunas localidades que se denominan Ejido, como la que se encuentra en Almería en la provincia española de Andalucía, que tiene 80.000 habitantes, y otra en Venezuela, en el estado de Mérida, con 120.000 habitantes.