Concepto de emboscada

Emboscada es la acción y el efecto de emboscar, verbo de primera conjugación que procede etimológicamente de la unión de los siguientes términos latinos: el prefijo “em” = “en”, y el sustantivo, “boscus” en el sentido de “bosque” o lugar donde abundan los árboles. Los bosques eran los lugares propicios en la antigüedad y medioevo, para que se escondieran los malhechores, con propósitos de sorprender a las víctimas, especialmente las que viajaban en carruajes, para robarles cuando transitaran por allí. Por eso es que una emboscada es una trampa, un medio usado como ardid para lograr propósitos, en general, mezquinos.

En el ámbito militar, las emboscadas son ataques sobre posiciones enemigas que se hacen sorpresivamente, o poniendo trampas a su paso, siempre de modo oculto y solapado, muchas veces valiéndose de explosivos. por ejemplo: “Pusieron dinamita sobre el puente, y cuando los enemigos lo atravesaron, sin advertir la emboscada, lo hicieron volar en pedazos” o “En las Invasiones Inglesas, el pueblo del Río de la Plata le tendió una emboscada al ejército invasor, esperándolos con aceite hirviendo, que tiraron a su paso”.

Es frecuente tender emboscadas, con propósitos lícitos, para atrapar a algún delincuente, por ejemplo: “Estaba convencido que mi empleado me hurtaba dinero de la caja, y entonces le tendí una emboscada poniendo una cámara que filmaba cuando hacía el recuento de dinero, y captó el momento en que retiraba sin permiso el efectivo”.

En Paraguay existe un municipio distante 39 kilómetros de Asunción, la capital del país, llamado Emboscada, fundado en el año 1740, que pertenece al departamento de Cordillera. Tiene una superficie de 265 km² y su población asciende a 18.127 habitantes. Debe a su nombre a las emboscadas que hacían los indios Guaicurúes a los Carios o guaraníes. el nombre de Guaicurúes, les fue dado despectivamente por los guaraníes, por considerarlos salvajes.

Las emboscadas pueden hacerse también para atrapar animales: “El cazador les tendió una emboscada a los osos, poniéndoles comida dentro de una jaula, que cerraba su puerta al ingresar el animal”.