Concepto de Eurasia

Eurasia es un continente que abarca, lo que, para algunos, son dos continentes diferenciados: Europa y Asia, con culturas muy disímiles, aunque geográficamente unidos. Para hablar de Eurasia, tomamos en cuenta el concepto convencional de continentes como masas de tierra, que están separadas por grandes mares u océanos. Si consideramos a Europa y Asia como un solo continente, o sea Eurasia, es el más grande de todos. Algunos también proponen sumar a África, pasando a llamarse este enorme continente Afro-Eurasia o Eurafrasia, que reúne lo que es considerado como el “Viejo Continente”, tan importante desde los albores de la historia, en cuanto al desarrollo tecnológico, religioso, y en las rutas comerciales, particularmente, la ruta de la seda, que se está intentando que resurja, sobre todo, por iniciativa de China (2013) a través del proyecto “Una Franja, Una Ruta”, que incluye enlaces por tierra y por mar, que pasarían por Kazajistán, Rusia, Bielorrusia y Polonia, finalizando en Alemania, en Francia y en el Reino Unido.

Para los que consideran a Europa y Asia como dos continentes separados, idea que se remonta a los geógrafos del siglo VI antes de Cristo, el límite entre ellos fue variando con el tiempo. Primero (siglo VI a. C, por obra de Anaximandro) fue el río Phasis (luego, llamado río Rioni). En el período helenístico el limite fue establecido en el río Tanais (hoy río Don). A partir del siglo XVIII la frontera se ubicó en los montes Urales, el río Ural, los mares Negro, Caspio y Egeo y la cadena montañosa del Cáucaso. Para quienes toman esta división tradicional, en dos continentes, hay países que tienen una parte en cada uno de ellos, como ocurre, por ejemplo, con Rusia o Turquía.

Eurasia, formada geológicamente a inicios de la era Cenozoica, tiene una superficie de 52.990. 000 km², y se encuentra especialmente, en el hemisferio nor-oriental. Más del 70 % de la población del mundo habita esa zona, repartida en 91 países, lo que equivale a unas 5.000.000.000 de personas. Aunque forman una masa de tierra unificada, con relieves y climas muy diversos; culturalmente, pueden diferenciarse varias zonas, hasta dentro de la propia Asia.