Concepto de ovino

La palabra ovino se derivó del término latino “ovis” con el significado de oveja, que designaba en sus inicios a cualquier ejemplar macho o hembra, diferenciándose luego en este ganado lanar, a las ovejas como las hembras y a los carneros como los machos, aunque también puede aplicarse la denominación oveja de modo genérico. Las crías se conocen como carneros.

Su nombre científico es “Ovis orientalis aries” y tradicionalmente han sido animales destinados al sacrificio, por ser mansas y susceptibles de ser pastoreadas tal como el rebaño de Dios, integrado por personas, del cual Él es su pastor.

De la crianza del ganado lanar u ovino, compuesto por mamíferos gregarios de porte mediano, herbívoros, rumiantes, mamíferos, ungulados, artiodáctilos (poseen pezuñas) se obtiene carne, leche y lana (mediante la esquila). Su vida puede llegar a alcanzar hasta 20 años, y fueron domesticadas desde el siglo IX antes de Cristo en el Oriente Próximo. Es posible que procedan del muflón salvaje originario de Eurasia.

Existen más de doscientas razas en el mundo adaptadas a diferentes ecosistemas: zonas secas y cálidas, frías y húmedas, llanuras, montañas, etcétera. Entre las principales razas podemos citar, la raza Suffolk (originaria de Inglaterra y de cara de color negro) la Wensleydale (también de Inglaterra muy conocida por su lana larga) y la Karakul (procedente de Asia Central, valoradas por su carne, su leche y su piel).

Los ovinos se adaptan muy bien a las zonas áridas. Algunas razas poseen cuernos, y casi todas tienen el cuerpo recubierto de lana. Como excepción podremos mencionar la raza Dolper que no están cubiertas con lana. Las hay blancas, marrones y con manchas. Su oído y su olfato son muy agudos.

En la industria textil se prefiere a las ovejas de raza Merino, de lana fina. Las de vellón más largo y tosco se usan para fabricar alfombras. La esquila se hace cuando la lana no les es necesaria a los animales para protegerse del frío, o sea, en primavera y comienzos del verano. La lana contiene una sustancia grasa denominada lanonila que sirve para hacer ungüentos y cremas para las manos.