Concepto de fortín

La palabra fortín se derivó del latín, “fortis” que se traduce como “fuerte”, a lo que se añadió el sufijo formador de diminutivos, “in”. Literalmente significa, fuerte pequeño.

Los fortines fueron construcciones precarias, cuyo objetivo era brindar seguridad frente a ataques de rebeldes o enemigos. Consistían habitualmente en empalizadas, construidas en altura, para poder visualizar la presencia de invasores, para lo cual, existía un vigía, que controlaba todo desde la torre, conocida como “mangrullo”. Construían fosos profundos en el entorno de los fortines, para dificultar el acceso, y contaban con un cañón
Los troncos se colocaban en posición vertical, rodeando un espacio, que oscilaba entre los cien y los 500 metros, integrado por viviendas tipo rancho y establos para los caballos, , donde, además, se resguardaba la tropa y sus comandantes, las provisiones, y las armas. En algunos casos, podían poseer una enfermería, una prisión y una capilla.

Los fortines en la Conquista del Desierto

La lucha contra los aborígenes del territorio argentino, que no se sometieron voluntariamente a la conquista española, se originó desde la llegada de estos últimos al territorio, y la construcción de fortines en las fronteras con los territorios aborígenes, fue una de las herramientas defensivas, contra los ataques de los malones y ofensivas, pata adueñarse de los territorios, usadas por los conquistadores.

La Conquista del Desierto, que ya había tenido inicio en 1810, con la Revolución de mayo, consistió en el apoderamiento de tierras patagónicas, por parte del gobierno argentino, en un territorio, que en realidad no estaba desierto, sino ocupado por poblaciones originarias (mapuches, ranqueles y tehuelches). La campaña militar definitiva, se desarrolló entre los años 1878 y 1885, en Argentina, durante la presidencia de Julio Argentino Roca.
Para ganar tierras en el centro y sur argentino, se construyeron líneas de fortines móviles, distanciados unos de otros a unas 10 leguas, que se iban adentrando en el territorio pretendido. Esos fortines, luego se fueron convirtiendo en ciudades, como, por ejemplo, Tandil y Bahía Blanca.

En Geografía

La localidad de “El Fortín” está emplazada en la provincia argentina de Córdoba, en el departamento de San Justo. Fue fundada el 5 de julio de 1912, y su población es de unos 1.700 habitantes.

En Costa Rica, existe una construcción conocida como “Fortín de Heredia”, por la ciudad en la que está ubicada y presenta formato de torreón.

En Venezuela, en el estado de Carabobo, encontramos el “Fortín Solano”, una fortaleza militar, situada dentro del Parque Nacional San Esteban.