Concepto de hazaña

La palabra hazaña probablemente se haya tomado del árabe “hasána” en el sentido de acción buena y digna, y por influencia del verbo latino “facere”, se convirtió en “fasaña”, transformándose luego la “f” en “h”.

Hazaña es sinónimo de proeza, de un hecho espectacular y destacable. El sujeto individual o colectivo que realiza una hazaña muchas veces es recordado por la memoria colectiva, y su nombre es inscripto en la historia de la humanidad. Así por ejemplo, Cristóbal Colón que en el año 1492 surcó el océano en busca de una ruta a las especies y halló el continente americano, o el general San Martín que cruzó la Cordillera de los Andes para liberar a los pueblos americanos, son recordados como realizadores de grandes hazañas.

Hay hazañas bélicas, científicas, artísticas, deportivas, etcétera, e incluso podemos encontrarlas dentro del mundo animal, en algunos casos movidos por sus propios instintos, como la gran cantidad de casos de perros que salvan la vida de sus dueños atacando a ladrones, asesinos o violadores; y en otras oportunidades las hazañas en las que se ven involucrados escapan a sus impulsos, como el caso de la tristemente célebre perrita Laika, que en 1957 fue enviada por los rusos al espacio en el Sputnik 2 sin posibilidades de salvarse.

Hay hazañas increíbles, gigantescas, que revolucionan el mundo, y otras un poco más sencillas pero que requieren de valor, entereza y heroísmo para concretarlas, como cuando un médico logra salvar la vida de un paciente haciendo enormes esfuerzos cuando ya todo parecía perdido.

En la Biblia se relatan muchas hazañas realizadas por el pueblo hebreo en su camino a la Tierra prometida, logradas con la ayuda de Dios.

En el Cine y la Literatura podemos apreciar muchas hazañas especialmente en películas de acción: “Fui a ver una película y quedé impresionado por la destreza del protagonista que realizaba hazañas increíbles en su lucha contra el mal”.