Concepto de honestidad

La palabra honestidad es un sustantivo abstracto, que procede en su etimología del latín “honestĭtas”, término que se integra por “honoris”, que alude al honor, respeto y decencia; a lo que se le añade, el sufijo formador de adjetivos “stus”, siendo la honestidad la cualidad de ser honesto, sincero y recto.

Poseer honestidad implica conducirse por la vida sin falsedades, y, en muchos casos, se toma como sinónimo de sinceridad, aunque lo que se confiese no sea algo meritorio, por ejemplo: “Si tengo que ser honesto contigo, solo me acerqué a ofrecerte mi amistad, para obtener beneficios” o “El niño hizo trampas en sus exámenes, pero al menos fue honesto, y ante el requerimiento del maestro, confesó”; pero, a la vez, puede implicar algo mucho más noble, que es cumplir con las normas morales y jurídicas, siendo alguien que merece la aprobación social, por ejemplo: “Mi padre es un ejemplo de honestidad, ya que trabaja, ayuda al prójimo, no tiene deudas y jamás miente”.

La honestidad, en el segundo sentido, es un valor positivo que hace que nos manejemos con la verdad y por la senda del bien, sin engañar a los demás ni a nosotros mismos, cumpliendo con nuestros compromisos y respetando a los demás.

Confucio fue un filósofo chino que vivió entre los años 551 y 479 antes de nuestra era, y al estudiar la honestidad, distinguió en ella tres niveles. El más básico, superficial y elemental, es el Li, que es la honestidad con uno mismo, que busca el propio beneficio y la satisfacción de los deseos personales a corto y largo plazo. En este caso, se considera beneficioso admitir las intenciones personales y manifestarlas, para poder transformar los actos, y hacerlos predecibles. El Yi, está en un nivel más profundo, donde se deja de lado el interés individual, para buscar el bien común y la justicia, actuando bien, a pesar de no haya quien lo juzgue o ese acto lo perjudique. El tercer nivel, de profundidad mayor, es el Ren, donde el hombre que ha logrado auto comprenderse, es capaz de comprender a los demás, tratándolos como desearía que lo hicieran con él. En este nivel hay empatía.

Cicerón fue un filósofo, político y abogado romano que vivió entre los años 106 y 43 antes de Cristo, que considera que es honesto, quien cumple sus obligaciones y busca la justicia, con prudencia y sabiduría.