Concepto de ética

Etimología

La palabra ética deriva del griego "êthos", cuya significación es costumbre.

¿Qué es la ética?

La ética, es una rama de la filosofía que se ocupa de estudiar los comportamientos sociales valiosos y comparar las distintas costumbres sociales, ocupándose de identificar el comportamiento deseable de las personas, para reglamentarlo. Está vinculado con lo honesto, lo justo, lo bueno.

Temas fundamentales de la ética

Los dos temas fundamentales de los que trata la ética son las normas y principios morales, y los valores. Establece a partir de las investigaciones de cómo son las acciones humanas, que son temas de los que trata la moral, cómo deben ser esas conductas para que sean éticamente deseables. Entonces la moral es el conjunto de costumbres sociales que al estar regladas y clasificadas como buenas o malas, conforman un código ético que no está escrito, pero que guían las conductas de esa sociedad de acuerdo a la escala de valores que postula.

Aristóteles define la ética como el estudio del bien moral, equivalente a la felicidad, y consistente en el ejercicio del entendimiento. La felicidad es el fin último de todo el actuar humano, y la ética se ocupa del modo de alcanzarla, que es a través de la bondad, la virtud y la vda contemplativa. El fin debe ser hallado usando la recta razón, y ls medios deben buscarse entre los aptos para su consecusión. Para Aristóteles las bestias buscan el placer como fin, y también lo hacen los hombres más simples, otras personas lo buscan en la política y los honores, pero esa felicidad es efímera; encontrándose la verdadera felicidad en la vida contemplativa. Sus conceptos los expuso en sus obras, dos de las cuáles llevan en su título la palabra que nos ocupa, y ellos son: "Ética a Nicómaco" y "Ética a Eudemo". la primera de estas obras está dedicada a su hijo.

Kant formuló la ética del deber. Es bueno todo acto que se hace con la conciencia del deber, sin considerar sus consecuencias. Debemos actuar en base a un imperativo categórico que nos damos a nosotros mismos, y que pueda valer en todo tiempo y lugar como mandato universal.

En "Ética para Amador” Fernando Savater, al igual que en la "ëtica a Nicómaco" aristotélica le dedica el libro a su hijo, sostiene que las conductas éticas son las que se adoptan con libertad, y no para lograr recompensas ni huir del castigo.