Concepto de latifundio

El origen de la palabra latifundio se encuentra en el latín “latifundium”, vocablo integrado por “latum” en el sentido de “extenso”; y “fundus” que puede traducirse como “fondo” o “basamento” aplicándose a los terrenos, especialmente los destinados a la agricultura.

Los latifundios son extensos terrenos, cuyas medidas varían según los países, y es de apreciación comparativa. En Europa con menos extensiones de tierra disponibles, los latifundios tienen menor extensiones que en América Latina. Al ser terrenos tan vastos permiten un gran aprovechamiento y generan muchas ganancias, aunque también en muchos casos se reduce la eficiencia, se emplea mano de obra barata y no se hace demasiada inversión tecnológica.

La propiedad de la tierra fue un problema que preocupó a la humanidad desde la conformación de los Estados y generó fuertes luchas e injusticias. En la Antigua Roma, los patricios se apoderaron de muchas tierras de enormes dimensiones, pues, como tenían dinero podían tomarlas en enfiteusis, para su explotación a cambio de un canon, o las obtenían por haberle prestado dinero al Estado. Estas tierras provenientes de los territorios que se conquistaban fuera de Italia, se adjudicaban en perjuicio de los plebeyos, que eran pobres y carecían de esa posibilidad. Los hermanos Graco intentaron hacer una reforma agraria, para lo cual propusieron entre otras medidas la devolución de los latifundios a manos del Estado, el que las distribuiría entre los campesinos pobres.

En la Edad Media, los nobles obtuvieron tierras del rey, convirtiéndose en sus vasallos pero en señores feudales de esos territorios. En la conquista americana por parte de los europeos, los conquistadores se apoderaron de las tierras aborígenes. Con la independencia los latifundios crecieron, y quedaron en manos de una oligarquía terrateniente.

Los latifundios de América latina, se dividen en: 1. Haciendas, donde el cultivo y la cría de animales está a cargo de campesinos y sus dueños no residen en el lugar. Los productos sirven para el consumo de los campesinos y para vender el excedente en el mercado regional y 2. Estancias, dedicadas a la ganadería extensiva, con empleados asalariados y destinada la producción, a la comercialización.

Los improductivos latifundios desde hace varias décadas han tomado características empresariales, financiadas con capitales nacionales o multinacionales, que tratan de generar los mayores beneficios con los menores costos, recurriendo a mayor mecanización y uso de agroquímicos.