Concepto de liquidación

La palabra liquidación, es la acción y el resultado de la acción de liquidar, del latín “liquidare”, en el sentido de convertir al estado líquido. Por extensión, se aplica a todo aquello que fluye dejando de estar inmovilizado, o convirtiéndose las mercaderías en dinero, que tiene mayor posibilidad de circular en el mercado, o las deudas cuando se cobran, que ya dejan de ser expectativas de cobro para convertirse en dinero circulante, o las cuentas que se deben pagar o cobrar, cuando se realizan los cálculos para determinarlas, etcétera.

Se aplica en los siguientes contextos:

Liquidación de productos en el mercado

La liquidación es una estrategia de ventas muy común, por la cual los comerciantes rebajan los precios de sus mercaderías, para poder venderlas más prontamente, por diversos motivos: ventas escasas, necesidad de hacer frente a pagos de deudas, saldos de productos, fin de temporada, cierre definitivo, cambios de rubro, fecha de caducidad próxima de productos perecederos, etcétera. por ejemplo: “En el negocio de mi barrio hicieron una liquidación con los saldos de la temporada de verano”, “La librería cerrará sus puertas definitivamente a fin de mes y están liquidando la mercadería” o “La liquidación de electrodomésticos es solo para compras al contado”.

Liquidación como resultado de determinar una suma de dinero

Se realiza una liquidación, en este sentido, cuando se calcula lo que una persona física o jurídica debe cobrar o abonar por diversos motivos, por ejemplo, sueldos, impuestos, cuotas, etcétera. Por ejemplo: “En el recibo está el detalle de mi liquidación de sueldo, pero creo que olvidaron pagarme la antigüedad” o “Me liquidaron los impuestos adeudados y me sumaron mucho en concepto de multas por retraso en el pago”.

Liquidación de sociedades mercantiles

La liquidación de sociedades mercantiles es el último paso para terminar con la existencia de la sociedad, tras su disolución, para dar término a los negocios que han quedado pendientes: cobranza de créditos, pago de deudas, venta de bienes, etcétera, para repartir entre los socios el remanente.

Liquidación de la sociedad conyugal

Cuando se ha optado por el régimen de la sociedad conyugal como modo de administración de los bienes matrimoniales, y el matrimonio acaba, ya sea por muerte de uno de ellos, por nulidad matrimonial o por divorcio, se procede a repartir los bienes comunes, terminando o liquidando dicha sociedad. Los bienes que integran la sociedad conyugal son los de ambos cónyuges, sin incluir los que eran bienes propios de cada uno de ellos al momento de casarse o los que hayan recibido luego, a título gratuito.