Concepto de madrina

La palabra madrina se originó en la lengua latina. Procede de “matrinus”, vocablo que se integra con el sustantivo femenino “mater”, que se traduce como “madre”, a lo que se le añade el prefijo de pertenencia “inus”.

Usos del término

En sentido religioso, y, especialmente en el cristianismo, la madrina es la mujer que concurre a una ceremonia religiosa sacramental, asistiendo al niño que se bautiza; o prestando testimonio del acto, si se trata del bautismo de un adulto o de un matrimonio. En el primer caso es madrina de bautismo, y, en el segundo, madrina de bodas. La acompaña su pareja masculina, que es el padrino. También hay madrinas de confirmación, cuando el niño ya entiende su rol de cristiano y decide prestar conformidad a su fe, ahora, por sí mismo, teniendo en este caso, la madrina, carácter testimonial.

En la religión judía también hay madrinas en la circuncisión de los niños varones, y en los casamientos.
Una madrina cumple un rol destacado de acompañar a su ahijado en su vida espiritual, siendo también usual, que le haga regalos materiales. Debería cumplir un rol importante en la educación, especialmente religiosa, siendo guía de fe.

Puede ser un familiar de los padres, o alguna persona amiga de ambos, o de uno de ellos, a quien se le tenga confianza para ser ejemplo de rectitud y compromiso.

Por extensión, y, dado el papel protector que cumple una madrina religiosa, se le da este nombre a la mujer que cuida y protege a una persona o a una institución. También a quien preside una ceremonia. Ejemplos: “Me nombraron madrina del evento y presidí la ceremonia inaugural”, “Soy madrina de una institución que alberga mascotas abandonadas, les doy cuidados, y aporto dinero para su comida”, “Soy madrina de una escuela carenciada, y todos los meses envío una contribución para ayudar con los gastos”.

Las hadas madrinas de los cuentos

Las hadas madrinas son personajes habituales de los cuentos de hadas infantiles. Poseen un papel justiciero y protector de desvalidos y discriminados, a los que ayudan gracias a sus poderes mágicos. Uno de esos cuentos es “La Cenicienta”, que tiene con varias versiones. Relata la historia de una niña, que primero pierde a su madre, y su padre se casa con una mujer que tiene dos hijas. Tanto la madrastra como las hermanastras de Cenicienta son malvadas, y se aprovechan de ella, para hacerla trabajar abusivamente, maltratarla y humillarla, especialmente luego que muere su padre. Pero ella asistirá a la fiesta del príncipe, con la ayuda de un hada madrina que le provee todo lo necesario para deslumbrar, a pesar de la oposición de su madrastra, y conseguirá un soñado amor.