Concepto de obsequio

Obsequio es un sustantivo que se originó en el latín “obsequium”, en el sentido de agasajo, adhesión o premio. Se usa como sinónimo de regalo o de presente, para designar todo aquello que se entrega sin pedir nada por ello, a título gratuito, y para mostrar un sentimiento de cariño, amistad, amor, reconocimiento o piedad hacia una persona, grupo o institución.

Ejemplos: “Recibí muchos obsequios bonitos con motivo de mi cumpleaños”, “Me han obsequiado un ramo de rosas rojas pues me recibí de maestra”, “Debo hallar un obsequio apropiado para mi padre, cuyos gustos son poco convencionales”, “Le obsequié una computadora a la escuela donde concurre mi hijo” o “para la próxima Navidad debo comprar muchos obsequios y tengo poco dinero”.

Los obsequios también pueden ser inmateriales y no costar dinero: “Me obsequió una bonita sonrisa que iluminó mi día” o “Me obsequias cada día tu amor y eso me hace muy feliz”.

Los religiosos consideran a la vida como un obsequio preciado de Dios, quien, según el cristianismo, también obsequió a la humanidad a su Hijo, para hallar a través de Él, la Salvación. También se mencionan obsequios materiales, como los que le entregaron los Reyes Mayos a Jesús en su nacimiento: oro, incienso y mirra.

Existe un cuento infantil titulado “El obsequio de las palomas”, adaptado de una fábula china, que cuenta la historia de un Rey que amaba a las palomas, y por eso sus súbditos se las obsequiaban para homenajearlo sin saber para qué las quería, hasta que un muchacho se atrevió a preguntárselo. El Rey, orgulloso, le dijo que con ellas hacía un acto generoso, pues cada año las soltaba, obsequiándoles la libertad. El joven reprochó al Rey su actitud, pues le hizo ver que no les estaba obsequiando nada, sino que les había devuelto la libertad que les había robado, y que sería mucho mejor que nunca las hubieran cazado.