Concepto de productividad

La palabra productividad está integrada por los siguientes términos latinos: El prefijo de antelación “pro”; “ductus” que puede traducirse como transportado o conducido; el sufijo “tivo” que indica relación, más el sufijo de cualidad “dad”.

La productividad es la cualidad de poder llevar a cabo un proceso, utilizando recursos personales, de tiempo, de dinero, de herramientas, etcétera, obteniendo ciertos resultados; si éstos son muchos y positivos, y se lograron con pocos recursos, la productividad será alta; y baja en caso contrario. Si no hay resultados, la productividad será nula. Ejemplos: “Hoy intenté estudiar toda la tarde pero no fue muy productivo, estoy tan preocupada por la salud de mi madre, que no logré concentrarme y solo perdí mi tiempo” o “No es muy productivo que te pases el día paseando, puede ser que te diviertas pero con eso no pagarás tus gastos”.

En el ámbito de los negocios, la productividad de una fábrica o empresa son los productos o servicios que logra fabricar o producir, en un lapso de tiempo. Cuánto más rápido lo haga y menos gaste en hacerlo su productividad será más grande, y eso le generará mayores ganancias. Un modo rápido de medir la productividad es dividiendo lo producido por el tiempo de trabajo invertido. Sin embargo en este cálculo se dejan de lado otros factores que influyen en la productividad además del tiempo, como por ejemplo la tecnología. Un sinónimo de productividad es rendimiento.

Para aumentar la productividad es necesario muchas veces realizar inversiones, por ejemplo en personal especializado o en maquinarias modernas. Además se precisa un exhaustivo control de los procesos y los tiempos empleados para aumentar la eficiencia.

La productividad se ve influida además de por factores internos (recursos humanos, tecnológicos, tiempo, dinero, edificios, etcétera) por factores externos, como las políticas tributarias, la posibilidad de obtener mano de obra calificada, la existencia de materiales y materias primas, entre otros.

La productividad es en general positiva, pero cuando supera a la demanda puede ser un problema, si no se consiguen mercados para colocar o vender lo producido.