Concepto de Testigos de Jehová

Testigos de Jehová son todas las personas que pertenecen a esta religión cristiana, fundada por Charles Taze Russell (1852-1916) con el nombre de Estudiantes de la Biblia, denominación que mutaría a Testigos de Jehová, luego de la muerte de Russell, en 1931.

Russell era hijo de presbiterianos, pero en la iglesia adventista a la él asistía conoció a Wiliam Miller, que anunció varias veces el regreso de Cristo, hecho que no ocurrió.

Basado en los estudios de Miller, Russell también anunció que se había producido la vuelta de Jesús, pero en sentido espiritual en el año 1874 y que los gobiernos paganos terminarían en 1914, y así los testigos de Jehová, los que él consideraba verdaderos cristianos, vivirían en un mundo feliz, salvándose sólo ellos el día del Juicio Final, donde el Reino de Dios se instalará en la Tierra, terminando con el reinado de Satanás. Para los Testigos, Cristo desde 1914, está entre nosotros de modo espiritual.

Russell fundó y dirigió entre 1884 y 1916, la Watch Tower Bible and Tract Society of Pennsylvania, organismo que publica una revista, que en español se conoce como La Atalaya. En 1909 la entidad se instaló en Nueva York.
Los testigos de Jehová niegan la existencia de la Santísima Trinidad, ya que Dios es único, y Jesús, su hijo, al que hacen coincidir con el arcángel Miguel. Niegan la existencia del alma inmortal. La Tierra fue creada por Dios, para que vivamos aquí de modo eterno. Postulan una vuelta al cristianismo primitivo. María es considerada la madre de Jesús, pero no la veneran, lo mismo que no lo hacen con ninguna imagen ni símbolo.

Están organizados en congregaciones, que se reúnen cada semana en los Salones del Reino y anualmente, en asambleas. El Cuerpo Gobernante es ejercido por cristianos experimentados.

Uno de los aspectos más polémicos de su doctrina es la de no aceptar la transfusión de sangre por razones médicas, basándose en preceptos bíblicos, que ellos interpretan de modo literal. Otra idea que les causa problemas es su falta de aceptación a los símbolos patrios y el negarse a realizar el servicio militar, ya que les está prohibida la portación de armas.

No celebran festividades civiles ni religiosas, pues las consideran paganas, salvo una reunión anual, recordando la muerte de Cristo. Predican yendo casa por casa, su religión, a la que consideran la única verdadera, aunque respetan otras creencias, pero no se relacionan con ellas, ni tampoco con la política estatal.