Concepto de vigilancia

La palabra vigilancia, procede del latín “vigilantia” e implica la acción y el efecto del verbo vigilar, del latín “vigilare”, que a su vez procede de “vigil” que hace alusión a despierto o atento.

La vigilancia es la atención puesta a las cosas, sentimientos o acciones para tenerlas bajo control: “Vigila bien tu bolso cuando viajes en transporte público, ya que pueden hurtarte el dinero que llevas”, “Vigila tus emociones, tus raptos de furia pueden hacerte mucho daño a ti mismo y a los demás” o “Estoy vigilando el comportamiento de mi perro pues tengo temor de que se torne agresivo”.

Como vemos la vigilancia puede ser sobre nuestros pensamientos, ideas o acciones (auto-vigilancia) o sobre los actos de los demás. Además puede ser ejercida por una sola persona hacia otra: “Vigilé a la niñera para ver cómo trata a mis hijos”, o “Debo vigilar a mi paciente para ver cómo evoluciona”; o de uno hacia grupos: “La vigilancia del dueño del local bailable era atenta sobre todos los asistentes”. También de grupos hacia uno o de grupos a grupos.

En las sociedades civilizadas, el control de las conductas públicas de los integrantes del cuerpo social es importante, para mantener el orden y la seguridad del grupo. Para ello existen fuerzas de seguridad que se encargan de esta vigilancia, además de usarse otros recursos, los tecnológicos, como las cámaras de seguridad, que se colocan en lugares públicos para monitorear lo que acontece cuando no hay agentes del orden presentes.

A fines del siglo XVIII, el filósofo inglés Jeremy Bentham, propuso la idea de construir cárceles bajo el sistema del panóptico, donde los reos podían ser observados sin ellos tener la posibilidad de saber en qué momento, ya que se hacía desde lugares centrales y altos que ellos no podían visualizar. El objetivo de esta vigilancia es que se comportaran en forma correcta ante la sensación constante de que eran vigilados. Esta estructura arquitectónica se trasladó a otros lugares, como escuelas o fábricas.

La vigilancia si bien predominantemente se hace a través de la observación visual, también puede hacerse a través de escuchas, como por ejemplo, cuando se intervienen líneas telefónicas. Si afectan la privacidad de las personas, no hay motivos fundados para hacerlo, ni autorización judicial esa vigilancia es ilegal. Las computadoras también pueden constituirse en una herramienta de vigilancia.