Concepto de acápite

La palabra acápite llegó al español de la expresión latina “a capite” unión de los vocablos “a”, preposición que se traduce como “hacia”, y el sustantivo “caput” que se refiere a la cabeza o principio de algo. Un acápite es el inicio de algo, o es algo que ocurre desde el principio.

Según el contexto y los usos regionales, la palabra acápite tiene varios significados:

Un acápite, como sinónimo de párrafo, es un fragmento de un texto que se separa de los demás por puntos y aparte, pues contiene una idea separada o autónoma, aunque se relacione con las demás partes del escrito. por ejemplo: “Lee lo que dice el texto en el acápite tercero de esta hoja, y comprobarás que digo la verdad”, “Tengo miedo de que me reprueben el examen pues no estudié todos los acápites del libro, sino, solo algunos”, “En sus cuatro acápites, el folleto se refiere a los diferentes modos de cuidar la salud” o “Debes agregar a tu escrito, un acápite que contenga tu opinión personal”.

En algunos países de América Latina, se trata del título, del encabezado, o del comienzo o introducción del escrito, por ejemplo: “Debo buscar un acápite para mi investigación sobre los animales domésticos, que resuma el contenido que desarrollo en mi extenso análisis”, “Leyendo el acápite puedes tener una ligera noción del tema al que se referirá el autor” o “El acápite es confuso, y no permite intuir lo que se expresará a continuación”.

En contratos o tratados, los acápites son los diversos capítulos, cláusulas o temas que contienen, en general separados por números o por títulos, que permiten identificar cada uno de los temas que trata. Ejemplo: “En el acápite cuatro del contrato de locación, se especifica el precio del alquiler, durante cada año de vigencia del contrato”.

Es común que haya acáoites, en leyes, donde es una aclaración, en párrafos separtados, donde suele precisarse el alcance de la ley.

En Gramática, al punto y aparte que separa los distintos párrafos o acápites, suele llamárselo punto acápite.