Concepto de contrasentido

La palabra contrasentido nos llegó desde el francés contre-sens, integrado el vocablo por la preposición “contra” que indica oposición; y por sentido, del latín “sensus” en este caso referido al sentido común o a lo que todos entendemos como lógico y coherente. Por ende, un contrasentido es aquello que resulta absurdo, disparatado o contrario a la razón.

Hablamos de contrasentido en nuestra vida diaria, cuando ideas, hechos o conductas, parecen ser contrarias a lo que consideramos es el orden natural de las cosas, o se oponen entre sí.
Por ejemplo: Es un contrasentido que quieras vivir muchos años, pero estés siempre encerrado en tu casa; ya que eso no es vivir plenamente”, "Es un contrasentido que te abrigues y digas que tienes calor", “Es un contrasentido que el gobierno quiera palear la crisis económica aumentando los impuestos, pues generará mayor recesión”, “Es un contrasentido que te guste la naturaleza y prefieras vivir en la ciudad”, “Es un contrasentido estar a favor del comunismo y ser tan ambicioso en cuanto a lo material” o “El contrasentido que encuentro en la actitud de Juan es que es muy solidario con los desconocidos y muy egoísta con su familia”.

En literatura, una figura literaria es el oxímoron, que se usa para crear a través de una metáfora, un nuevo concepto a partir de una contradicción o contrasentido, como cuando se dice: “Es una fiesta tenebrosa y cruel”, “Un dulce horror, me embargó el cuerpo”, “Una luz me llenó de oscuridad”, “Te odio con todo mi amor”, “Posee una fealdad hermosa” o “El fuego congelado”. Una expresión célebre es la popular frase de Napoleón Bonaparte: “Vestidme lento que estoy con apuro”.

En Lógica, existe una contradicción o contrasentido lógico, cuando dos o más proposiciones resultan incompatibles, como decir que Pedro está vivo y que no está vivo; o que hay luz y no hay luz, ya que nada puede ser y al mismo tiempo, no ser.