Concepto de contención

La palabra contención procede del latín “contentionis”, y es la acción y el efecto del verbo contender, del latín “contendere”. Este verbo se integra por el prefijo de globalidad “con” y el verbo “tendere” en el sentido de “tender” o “dirigirse con fuerza”.

En este sentido contención se relaciona con disputa o rivalidad. Se trata de trabar un litigio o pelea. Se deriva de este término, el de contendiente que es cada uno de los sujetos que intervienen en una pelea o lucha.

A su vez, derivado del verbo “continere” que puede traducirse como “contener”, se integra también con el prefijo de globalidad “con” pero con el verbo “tenere” = “tener” o “dominar” usándose para aludir a aquello que sirve para impedir que prosiga un hecho o situación, establecer un límite, o impedir un desborde material o emocional.

Una contención material es aquel elemento que tiene corporalidad o materia, y que se utiliza para poner freno a otra cosa. Por ejemplo, un muro de contención, es una estructura rígida destinada a impedir que desborde otro material, como, por ejemplo, tierra, cuando se desea impedir que baje por la pendiente, y entonces el muro contrarresta la fuerza de la caída, haciendo las veces de un cerramiento. También puede hacerse contención de las aguas de un río construyendo diques, o de los granos de cereal si se los coloca dentro de una bolsa.

Por extensión se utiliza para aludir a elementos inmateriales que impidan la expansión de ideas, como el caso de la política de “contención global” que aplicó durante la época de la Guerra Fría, Estados Unidos contra la Unión Soviética, con el objetivo de que los comunistas no puedan ampliar su influencia en el mundo. La idea era que el comunismo se limitara o se contuviera a la zona de la Unión Soviética, pero que no se expandiera por otros países que aún estaban bajo el control capitalista.

En sentido espiritual, la contención son las acciones o situaciones que impiden los desbordes emocionales. Por ejemplo: “Necesité una contención de mi madre para poder soportar la frustración de tener que abandonar mis estudios universitarios tras dos años de continuos exámenes desaprobados. Ella me brindó palabras de aliento y por eso evité deprimirme y salí adelante con un nuevo proyecto” o “La muerte de mi padre me sumió en un profundo dolor, solo la contención de mi esposa e hijos me permitieron poder seguir con mi vida”.