Concepto de aditivo

La palabra aditivo, nos remonta, buscando su origen, al latín “additīvus” haciendo referencia a aquello que puede añadirse, sumarse o agregarse, de modo necesario u opcional.

Se usa en varios ámbitos:

En Matemática, y, específicamente, en los polinomios, es el término que se encuentra precedido por el signo (+) más. En los números, su inverso aditivo, es el mismo número, pero negativo, que le corresponde, en la recta numérica, a ambos lados del 0, y equidistantes a él, a un número dado. Por ejemplo, el número inverso aditivo de 5, es -5. Sumados ambos, el resultado es 0.

Con respecto a las sustancias, son aditivas, las que se agregan a algún producto, con fines de conservación o mejora. En los alimentos (sólidos o líquidos) son aquellas sustancias, carente de valor nutricional, que se suman de modo intencional, para hacerlos más seguros, más estables, más homogéneos, más atractivos en cuanto a su color, textura y/o sabor, o más perdurables. Los aditivos, por lo tanto, pueden tener propiedades antioxidantes, conservantes, espesantes, gelificantes, humectantes, antiespumantes, colorantes, aromatizantes, etcétera. Los primeros aditivos que se emplearon fueron la sal y el azúcar, y, para el vino, el dióxido de azufre; habiendo, actualmente cientos de miles. El organismo internacional que tiene la misión de controlar, que estos aditivos sean inocuos, en los productos de comercialización internacional, es el Comité Mixto FAO/OMS de Expertos en Aditivos Alimentarios, y establece las dosis máximas de aditivos que cada alimento puede contener, siendo referencia para cada país.

En la construcción, se usan aditivos, orgánicos o inorgánicos, para el hormigón, líquidos o en polvo, para modificar sus propiedades físicas, para hacerlo más fluido, o acelerar o retardar, el proceso de fraguado.

En los combustibles, los aditivos, son sustancias químicas, que se le suman, en pequeñas cantidades, para cambiarle sus características y mejorarlo.

En los plásticos comerciales, se usan aditivos, de fácil dispersión y no tóxicos, que se incorporan de acuerdo a la función prevista para el material. En algunos casos, permiten que el plástico reduzca su inflamabilidad, en otros, retardan la degradación de los polímeros, le otorgan flexibilidad; pueden ser también, antiestáticos, antibacteriales, o absorber la luz ultravioleta o estabilizarla.

Con respecto a los colores, se denomina, síntesis aditiva, al modelo, creado por el científico escocés, James Clerk Maxwell (1831-1879) que explica, cómo, partiendo de sumar los colores rojo, verde y azul, se obtiene el resto de los colores. Se utiliza, especialmente en los monitores de las computadoras y en los televisores.