Concepto de afirmación

Afirmación es la acción y el efecto de afirmar, verbo regular de primera conjugación, que se originó etimológicamente en el latín “affirmare”, integrado el término por el prefijo “ad” que equivale a la preposición “hacia”, el adjetivo “firmus”, en el sentido de “firme”, más el sufijo de terminación verbal, “ar”. Una afirmación es una expresión, verbal o escrita, que denota certeza y convicción, sobre la verdad de lo expuesto, que le resulta indubitable, independientemente de la certeza objetiva.

Sin embargo, las afirmaciones pueden ser falsas, cuando se ha manifestado certeza, pero interiormente no se cree en ello, pues hay dudas serias, o porque se sabe que es una mentira.

Las afirmaciones pueden afirmativas, como, por ejemplo: “Afirmo que este gobierno es el mejor de la historia de nuestro país”, pero también pueden ser negativas: “Afirmo que no me han dado jamás respuesta a mi petición” o “Afirmo no haber visto quien mató a mi sobrino”.

Las afirmaciones pueden con el tiempo ser negadas por la persona que las expuso, pues puede darse cuenta de que estaba equivocado, y afirmar luego, otra cosa, por ejemplo: “Yo afirmaba que el comunismo era el régimen que sacaría al mundo de la miseria, pero hoy, ya no me atrevo a afirmar tal cosa”. Muchas veces es el paso del tiempo el que derrumba ciertas afirmaciones: “En la Edad Media se afirmaba que las enfermedades eran fruto del pecado, pero por obra del Humanismo y la decadencia del oscurantismo, esa afirmación fue científicamente negada”.

Las afirmaciones débiles son meras opiniones: “Me parece que hoy lloverá” o “Creo que mi negocio va a prosperar”.
También la afirmación puede consistir simplemente en decir sí o no, cuando a alguien se le interroga sobre determinados hechos, cuyo conocimiento se supone, como el caso de ser interrogado como testigo ante un tribunal. En estos casos se utilizan los adverbios de afirmación, los que en español son “sí”, “ciertamente”, “efectivamente”, etcétera. Pero el adverbio de negación “no” también puede usarse para afirmar que no es cierto lo se le expone: “El testigo con un sí, afirmó que el imputado estaba en la escena del crimen” o “El testigo, interrogado por si advirtió la maniobra dolosa, respondió afirmando que no”.

Cuando es gestual, o por alguna acción de expresar que se comparte la afirmación de otro, por ejemplo, con una inclinación de cabeza, o alzando la mano, o votando, se habla en general de adhesión.