Concepto de alta

La palabra alta, procede del latín “altus”, referido a algo que se eleva sobre la tierra teniendo gran longitud. Se opone a baja, que es lo que tiene poca altura.

Es un concepto relativo, pues siempre es en relación a otro sujeto u objeto, o a un modelo que se toma como referencia. Puede referirse al longitud o extensión vertical, de algo o alguien: “Esta niña es muy alta para su edad”, “Senté al bebé en una silla alta para que llegue a la mesa”, “La planta se ha puesto muy alta y habrá que podarla” o “La pared de la entrada es alta, como medida de seguridad”; o, puede ser que esté algo colocado en una altura considerable, y que esto dificulte tomarlo o acceder a ello. Por ejemplo: “Esta maceta está colocada sobre el muro, y me queda muy alta para poder regarla”, “Esta ventana es muy alta y no llego a limpiar su parte superior” o “Soy de baja estatura y me quedan altas las alacenas de la cocina, así que uso un banquito para poder llegar a ellas”.

Puede referirse también a algo elevado en sentido inmaterial: “Tengo a mi médico en alta estima, pues es un profesional responsable, brillante y comprometido con sus pacientes”.

La expresión: “dar de alta”, es usada, por un lado, para hacer referencia a que alguien se ha incorporado a una actividad o servicio, siendo lo opuesto a la baja, que es el retiro del mismo. Ejemplos: “Me dieron el alta en el seguro social, y ya puedo gozar de los beneficios” o “He recibido el alta para postularme al empleo, así que ya presenté la documentación pertinente”. Por el otro, “dar de alta” a un paciente, es declararlo libre de la dolencia que padecía, usada, generalmente esta frase para los casos en que se dispone la externación de un paciente, por considerar que está curado o que puede seguir un tratamiento domiciliario. Si el paciente decide irse del cetro asistencial antes de recibir el alta médica, puede hacerlo, firmando un alta voluntaria, y se retira bajo su responsabilidad. Ejemplos: “Me dieron el alta, luego de haber sufrido varicela, y con ese certificado médico, que dice que ya no contagio, podré volver a mi actividad laboral” o “El médico le firmó el alta a mi primo, pero le recomendó que siguiera un tratamiento a base de medicinas que le recetó, en su domicilio”.

Se conoce como la Alta Edad Media, en la historia europea y del Oriente Medio, al período comprendido entre los siglos V y IX, caracterizado por la consolidación de la fe cristiana y la existencia en el antiguo Imperio Romano de Occidente, de la conformación de reinos bárbaros, conviviendo con el helenizado Imperio Bizantino.