Concepto de cavilar

Cavilar es un verbo regular, no pronominal, de primera conjugación, que llegó al español desde el latín “cavillāre, derivado de “calvilla”, palabra que luego se convirtió en “cavilla”, que designa una broma o un engaño, siendo en sus inicios, cavilar, la acción de pensar chistes ingeniosos o bromas, especialmente para satirizar; pero, luego, cavilar pasó a cobrar el sentido, de pensar en algo, con mucha intensidad.

Quien cavila reflexiona sobre un asunto que le preocupa, para hallar una solución, para encontrar una estrategia, elaborar un plan o descubrir lo que resulta incierto, de modo persistente, siendo el objeto sobre el que versa la cavilación un problema real o una preocupación infundada, lo que puede hacer que el individuo, se distraiga de asuntos agradables y placenteros, para abocarse a concentrarse en temas que lo angustian innecesariamente.

Cavilar es un acto específicamente humano, propio de la capacidad racional que lo diferencia de otras especies animales, lo que le ofrece una enorme herramienta para comprender el mundo, cuestionarlo, cambiarlo; pero también le abre interrogantes y miedos. En general, se cavila antes de hacer una acción, y, luego de ella, sobre sus consecuencias, o sobre acciones de terceros; aunque a veces se cavila sobre hechos imaginarios, sobre el argumento de un libro, de una película, de una obra de teatro, sobre un tema musical, etcétera.

Son tantos los objetos que pueden concentrar nuestra atención y hacernos cavilar, que serían imposibles de enumerar, y pueden ser cosas alegres, tristes, emocionantes o dramáticas.

Ejemplos de uso: “Estoy cavilando sobre emprender un nuevo proyecto de negocios, y analizando los pro y contras que puede presentar la idea”, “Me quedé cavilando sobre lo que me respondió el médico cuando le pregunté por mi salud, ya que no fue muy claro al respecto, pero me dio a entender que era un tema delicado y el tratamiento sería largo; y eso me genera una gran preocupación”, “Mi hermano se pasa el día cavilando sobre el destino, la muerte, la suerte y otras reflexiones filosóficas”, “Te la pasas cavilando sobre cómo mejorar tu vida, pero, mientras tanto, el tiempo pasa, y estás cada vez peor, así que, decídete y actúa”, “El empleado está cavilando si le conviene renunciar y buscar un nuevo empleo, o seguir soportando el mal carácter de su jefe actual”, “Con mi primo estamos cavilando sobre cuál puede ser el mejor destino para nuestras vacaciones” o “El delincuente está cavilando un plan, para concretar un atraco”.