Concepto de contacto

La palabra contacto se compone de los siguientes términos latinos: el prefijo de unión “cum” y “tactus”, acción y efecto del verbo “tangere” que significa “tocar”.

Un contacto es la conexión o vínculo que se establece entre dos objetos o sujetos, real o virtual.
Dos objetos o sujetos están en contacto físico cuando son cercanos y en su totalidad o en parte se tocan. Ejemplos: “Pon en contacto ambas partes del mueble para poder pegarlo” o “En un conglomerado los individuos no se conocen, pero poseen entre ellos un contacto físico”.

Un contacto en electricidad, es un dispositivo, que integra un circuito eléctrico, que faculta a la corriente eléctrica circular entre dos conductores, y que permite su control a través de interruptores o pulsadores: “Esta bombilla no enciende pues no hace contacto”.

En una comunicación, el contacto es la posibilidad de generar un intercambio de información, sentimientos o datos entre ellas: “Pásame tus contactos así puedo preguntarles si les interesa mi oferta de trabajo”, “Estoy en contacto con mis asesores para ver si puedo cambiar mi imagen” o “Me gustaría que me hicieras un contacto con tu hermano para discutir sobre política, ya que sé que está muy involucrado en el tema, y compartimos puntos de vista”.
La persona que posibilita el acercamiento a la información, también recibe el nombre de contacto.
El contacto visual, es la comunicación simultánea entre dos sujetos, que se realiza a través de la mirada, como forma no verbal de expresarse: “María y yo nos entendimos solo con un contacto visual” o “No hagas contacto visual con mi perro pues eso lo enfurece”.

En Oftalmología, los lentes de contacto permiten terapéuticamente solucionar problemas de visión sin tener que usar las gafas tradicionales que son perceptibles, o se usan también con fines estéticos para cambiar el color de los ojos. Se trata de una lente fina y de formato curvado que se coloca sobre la superficie del ojo.
En Literatura “Contacto” es una novela de ciencia ficción, del astrofísico estadounidense, Carl Sagan, publicada en 1985 y que el director Rober Zemeckis llevó al cine en 1997, siendo la protagonista, Jodie Foster, quien intenta captar mensajes extraterrestres para hacer contacto con ellos.