Concepto de descollante

La palabra descollante, es un adjetivo, que es participio del verbo irregular, pronominal e intransitivo, de primera conjugación, descollar, que se integra con términos latinos: el prefijo “des”, que, en este caso se usa para referirse a un exceso, y “collum” que se traduce como “cuello”, pues lo que es descollante es lo que sobresale o se destaca, ya sea por su altura, sus méritos, sus capacidades, sus acciones o sus logros. Puede estar referido a objetos o a sujetos, que causan admiración y asombro.

Ejemplos de uso: "La descolante obra de la naturaleza no puede ser imitada por el genio humano" “Entré a la sala y un descollante cuadro, me impresionó por su dimensión y su belleza”, “El descollante reloj, que lucía el empresario, mostraba que se trataba de un hombre de fortuna, o, que al menos, quería aparentarlo”, “Había un árbol en el bosque que descollaba por su altura exagerada”, “La ciudad de Roma, adquirió un brillo descollante durante el reinado de Augusto, su primer emperador”, “Cuando apareció la dueña de casa en el salón, todos la miraron con asombro pues descollaba con sus finas ropas, su belleza y su porte elegante”, “La actriz, hizo una interpretación descollante y fue premiada por ello”, “El discurso descollante del Primer Ministro, sentó un precedente de elocuencia y poder de oratoria”, “Si bien mi primo participó muchos años en política, jamás pudo tener un papel descollante”.

En la Historia humana, ha habido muchas figuras descollantes, que han sobresalido del resto de sus semejantes, en diversos aspectos y temáticas, y, que, por ello, sus vidas y sus hazañas, han quedado registradas, como legado cultural de su pueblo, y, en muchos casos, de la humanidad entera. Por ejemplo, podemos decir que descollaron en Filosofía, Sócrates, Platón, Aristóteles, Descartes, Kant, Hegel, Nietzsche, Husserl, Heidegger, Sartre, entre otros. En el campo científico podemos citar a Nicolás Copérnico, Galileo Galilei, Isaac Newton, Benjamín Franklin, Luis Pasteur, Albert Einstein, Marie Curie, etcétera.

Los próceres, en cada nación, son recordados por sus hechos relevantes, en la mayoría de los casos, por ser libertadores de su pueblo, como el caso de José de San Martín, Simón Bolívar, Benjamín Franklin, José Gervasio Artigas, entre otros.

En pintura, han descollado, por ejemplo, Miguel Ángel Buonarroti, Rafael Sanzio, Leonardo da Vinci, Salvador Dalí, El Greco, Vasili Kandinsky, Édouard Manet, Joan Miró, Bartolomé Esteban Murillo, Claude Monet, Rembrandt, Pablo Picasso, Tiziano y Van Gogh.