Concepto de déspota

En la lengua italiana encontramos el origen del término déspota, y más concretamente en la palabra despota. El latín fue el origen del término italiano, y a su ves el latín lo tomó del griego δεσπότης (despótēs) que tiene como significado el de «gobernante absoluto», referidos a los gobernantes orientales, aunque en sus inicios era sinónimo de «señor» o «dueño».

En este sentido estricto, un déspota es un rey o monarca que gobierna sin someterse ni respetar ningún tipo de ley, imponiendo su voluntad sin respetar los derechos de sus súbditos.

A lo largo de la historia muchos son los soberanos que podrían haber recibido dicha calificación. Uno de ellos es Ricardo III de Inglaterra (1452-1485) que, para muchos, es el rey déspota por excelencia del país citado pues, a pesar de que estuvo muy poco tiempo en el trono, dejó tras de sí un sinfín de tramas palaciegos y acciones crueles simplemente por mantener el poder. El escritor William Shakespèare, escribió una tragedia, titulada «La vida y muerte del rey Ricardo III». Este rey gobernó durante la Guerra de las Dos Rosas, donde el trono de Inglaterra fue disputado entre dos familias, la de los York, a la que pertenecía Ricardo III, y la de los Lancaster y resultó derrotado en la batalla de Bosworth. Shakespeare describe a Ricardo III como ambicioso y envidioso de su prudente hermano, el rey Eduardo IV. Encierra a su hermano Jorge en la Torre de Londres para quitarle su posibilidad de sucesión al trono y se casa con la viuda de su hermano Eduardo. Logra que lo elijan rey, y cuando posee el poder asesina a sus antiguos aliados e incluso a su esposa.

Por extensión del primer significado se encuentra la segunda acepción que tiene el término que nos ocupa. En este caso, déspota viene a emplearse para describir a toda aquella persona que abusa de la autoridad que tiene, cualquiera sea su estatus, y no solo el de gobernante, tratando con mucha dureza a sus subordinados. De esta manera, por ejemplo, podría emplearse el adjetivo en frases como la siguiente: “El jefe de Raquel es un déspota. No sólo humilla a los trabajadores y los ridiculiza sino que además aprovecha su condición para obligarles a que estén en su puesto laboral mucho más tiempo del que les corresponde”.

La tercera acepción del concepto que nos ocupa viene a referirse a una definición relacionada con el pasado. Y es que dicho adjetivo también se utilizaba para identificar a un hombre que era el mando supremo, el líder, en algunos pueblos de la antigüedad.

Buscar otro concepto