Concepto de discurrir

Discurrir es un verbo no pronominal, regular y de tercera conjugación, que llegó al español, desde el latín “discurrere”, integrado por el prefijo de separación “dis” y el verbo “currere” que se traduce como “correr”. Literalmente, discurrir es correr en varias direcciones o por diversas vías o caminos. Importa, en todos los casos, idea de movimiento, ya que su antónimo es lo estático, lo inmóvil y quieto, que, por ende, no discurre. Para el filósofo griego Heráclito, todo discurre en un eterno devenir, siendo célebre su frase que dice. "Dos veces no nos bañamos en igual río".

Lo que puede avanzar por diversas rutas, puede ser un pensamiento o una idea, lo que puede llevar a hacer conjeturas, formular hipótesis, reflexionar, inventar o planificar. También el tiempo, puede avanzar linealmente o recorrer diferentes caminos pues si bien es algo objetivo que puede medirse, hay un tiempo subjetivo que no transcurre para todos del mismo modo.

Ejemplos: “Luego de discurrir mentalmente sobre las distintas soluciones a mi problema de salud, he resuelto consultar a un especialista, para no arriesgar en auto medicarme”, “Mil ideas fantásticas acudieron a mi mente que discurría por los senderos de la imaginación, y así logré escribir un cuento que fue aclamado por la crítica”, “Sentada en mi casa, sola y aburrida, el tiempo discurre con demasiada lentitud” o “No dejes que tu mente discurra en la ruta de pensamientos fatalistas”.

El curso de un fluido puede discurrir por diversas vías. Se aplica comúnmente al curso de los ríos, para indicar el recorrido del agua a través de su cauce. Puede también ser algo sólido como el caso de un camino, que se extiende recorriendo ciertos espacios.

Ejemplos: El camino hacia el pueblo discurre por un tramo fangoso, lo que lo hace sumamente peligroso”, “La ruta discurre atravesando varias ciudades, hasta que arribo a la tuya” o “El río Amazonas discurre por nueve países sudamericanos, desembocando en el Océano Atlántico” o “El río Nilo discurre entre el lago Victoria donde nace, hasta el mar Mediterráneo en el que desemboca”

La propia existencia discurre en un tiempo y espacio cambiantes en que estamos involucrados todos los seres animales y los humanos del planeta. Ejemplos: “Mi vida discurrió plácidamente, trabajando, junto a mi familia y tratando de ser feliz con cosas simples” o “Trata de no exagerar tus problemas para que tu vida discurra más plenamente”.