Concepto de entorpecer

Entorpecer es un verbo irregular de segunda conjugación, que alude a la acción de volver torpe (del latín “turpis” en el sentido de volver inservible) una cosa, especialmente inmaterial, y referida a los proyectos o actividades.

El agente entorpecedor puede ser natural, lo que siempre resulta accidental; o humano, que puede haber tenido, o no, la intención de provocar el entorpecimiento. Si no hubo dolo, pudo haber mediado culpa, o tratarse de un hecho de caso fortuito, donde el sujeto, solo es un medio que causa la dificultad, pero a la que es ajeno, en cuanto a su responsabilidad.

Entorpecer, no es impedir que algo se lleve a cabo, pero sí dificultarlo u obstaculizarlo, hacerlo más lento o más duro; y puede ser temporal, en cuyo caso, desaparecido el motivo del entorpecimiento, puede retomarse la actividad; o prolongarse tanto en el tiempo, que termina frustrándola de modo indefinido. Si alguien estuviera obligado a hacer o dar alguna cosa, no pudiendo hacerlo, por entorpecimientos ajenos a su voluntad, sin haber mediado culpa de su parte, probando el hecho, no será constituido en mora.

Ejemplos de entorpecimiento por razones naturales: “Combiné para ir a hacer deportes al parque con mis amigos, pero la tormenta entorpeció mis planes”, “La obra de pavimentación de las calles de mi pueblo iba a estar terminada para fin de mes, pero tantos días de lluvia, entorpecieron la conclusión de la obra”, “Tenía que devolver el dinero del préstamo este mes, pero le avisé a mi acreedor, que, a pesar de haber actuado con diligencia, no puedo llevar el dinero pues estoy gravemente enfermo y muy lejos del lugar de pago; y solo conseguí que viaje a abonar mi vecino en los primeros días del próximo mes. El banco evaluó la situación, consideraron el entorpecimiento que sufrí, y me esperarán sin cobrarme los intereses” o “Iba a terminar mis estudios este año, pero la muerte de mi padre, entorpeció mi proyecto, ya que debí hacerme cargo de la familia y salir a trabajar para sustentarlos”.

Ejemplos de entorpecimiento por causas humanas: “He entorpecido el buen funcionamiento del servicio, llegando tarde a mi puesto de trabajo, y por eso he sido sancionado”, “Juan está entorpeciendo la clase, conversando y haciendo bromas, y el maestro se enojó” o “El tránsito se ha entorpecido porque salió mucha gente a la misma hora, todos apurados por llegar a su destino vacacional cuanto antes”.

Sin embargo, no siempre es malo que se entorpezcan los planes. esto sucede cuando son inmorales o ilegales, por ejemplo: “La policía entorpeció el secuestro del empresario, apresando a los delincuentes antes de que pudieran consumar el delito” o “Delaté a Juan que había dicho una mentira y entorpecí su plan de engañar a su madre, pues eso podría ponerlo en peligro”.

También puede aplicarse a dificultar una función orgánica o mental: “Los nervios me jugaron una mala pasada y me entorpecí en el examen, confundiéndome en las respuestas” o “El accidente me dejó entorpecido para caminar”.