Concepto de incoherencia

Del latín “incohaerens” nos llegó la palabra incoherencia, que está integrada por el prefijo de negación “in”, el de globalidad “con”, el verbo “haerere” que puede traducirse como estar unido, y el sufijo de cualidad de agente “ia”.

Incoherencia es el atributo de una cosa (texto, palabra, acción o idea o la combinación de ellas) cuyas partes al estructurarse o llevarse a cabo en forma conjunta, no tienen una conexión o relación de sentido o lógica, sino que por el contrario son antagónicas, o totalmente diferentes sin ninguna conexidad, por lo cual lo que resulta de esto es algo extraño, inentendible, sin sentido ni funcionalidad.

Ejemplos: “Es incoherente decir que amas a los animales, y luego golpearlos”, “En una parte del discurso dice que debemos bregar por no contaminar el planeta, y en el párrafo siguiente, habla a favor de poner carteles publicitarios con tonos brillantes, que producen contaminación visual, para promocionar las ideas” o “Tiene ideas socialistas, pero es muy incoherente, ya que manda a su hijo a escuelas privadas y vive rodeado de lujos”.

Generalmente lo incoherente resulta absurdo y criticable, aunque los seres humanos estamos llenos de incoherencias y muchas veces no nos percatamos de ello: Somos incoherentes, por ejemplo, cuando ahorramos para el futuro y nos estamos muriendo o cuando trabajamos día y noche para que nuestra familia esté mejor pero no les dedicamos tiempo.

En Psicología, se denomina incoherencia emocional a las conductas de un sujeto que no se corresponden con sus ideas o pensamientos, como el caso de que queramos irnos de paseo, pero nos quedemos trabajando el fin de semana porque nuestro jefe nos pidió ese favor, y no pudimos negarnos. Esto genera estrés y nos enferma. Por otra parte, la incoherencia en el pensamiento supone una alteración mental, que ocurre cuando la persona salta de un tema a otro, que no tienen nada que ver entre sí. Cuando lo expresan, quien lo escucha no logra comprender lo que quiere comunicar, pues el relato se torna muy confuso.