Concepto de indemne

La palabra indemne, es un adjetivo, que arribó al español, desde el latín “indemnis”, que se integra por el prefijo de exclusión “in”, y por “damnum” que se traduce como “daño” o “perjuicio”.

Indemne califica a aquel ser animado o no, que no tuvo daño, y, por ende, está libre de todo mal, especialmente luego de haber sufrido algún evento capaz de provocarlo.

Los daños de los cuáles está exento el indemne, pueden ser materiales; o psicológicos, en el caso de las personas.

Son sinónimos de indemne: íntegro, sano, entero, ileso, incólume y salvo.

Ejemplos de uso: “El conductor soportó un gran impacto al colisionar con otro vehículo, pero por milagro, salió indemne”, “Lo revisaron en el hospital tras su caída, pero le dijeron que se quede tranquilo pues estaba indemne”, “Si no hubiera tenido una personalidad tan fuerte, que lo mantuvo indemne, se habría enloquecido, luego del fuerte trauma que tuvo que soportar”, “la economía se mantuvo indemne a pesar de la crisis, pues el ministro adoptó medidas oportunas y certeras”, “Pensé que mi celular se había roto al caer, pero está indemne” o “No quisieron reconocerme el accidente laboral, pues no tuvo consecuencias sobre mi salud; me dijeron que estaba indemne”.

En muchos casos se toman medidas preventivas para mantener a la población indemne o sana, evitando enfermedades y accidentes, por ejemplo, a través de campañas de vacunación o de consejos viales.

En ocasiones, que algo esté indemne y carente de daños, puede originar controversias, cuando los perjuicios no son evidentes, por ejemplo: “Mi patrón me dijo que tenía que regresar al trabajo pues estoy indemn,e luego del golpe que recibí de mi compañero de trabajo; pero quedé asustado, y me resisto a volver a verlo por un tiempo, y mi jefe no lo comprende”.

También se usa para hablar de una acción que no produce consecuencias a nivel legal: “El asesino quedó indemne tras haber cometido el delito, por una laguna legal, que no contemplaba ese hecho, como punible”.

Las palabras indemne e indemnización, guardan relación, ya que cuando el daño se produce, por causas imputables a alguien, y, por ende, no ha quedado indemne el objeto o sujeto pasivos, corresponde reparar el daño, a través de una indemnización.