Concepto de inútil

El latín “inutilis” es el término que originó a nuestro adjetivo inútil. Está integrado por el prefijo privativo “in”; útil que se emplea para calificar a algo que sirve, mientras que el sufijo “is” denota que se trata de una posibilidad.

Algo inútil es aquello que no tiene ningún valor, que no presta ningún servicio y que si no estuviera no se notaria su ausencia. Puede tratarse de una cosa, de un servicio, de una actitud, de un sentimiento o emoción, de una idea, etcétera. Ejemplos: “Es inútil el dinero si no tenemos salud”, “El servicio de correos tradicional ya es bastante inútil, dada la rapidez de los correos electrónicos”, “Es inútil que te resistas a la fuerza pública, te detendrán igual porque cometiste un delito”, “Amar a quien no te ama es inútil” o “Fue inútil oponerme a las ideas de mi jefe pues ejecutó igual el negocio riesgoso”, respectivamente.

De todos modos, algo puede ser inútil para una persona pero puede ser útil para otra, por ejemplo: “Mi máquina de coser me era completamente inútil ya que nunca me gustó la costura, por eso se la regalé a mi tía y ella le da un gran uso”.

Las cosas inútiles son las que solemos regalar o tirar, aunque hay personas que acumulan cosas inútiles, pensando que algún día las necesitarán.

Con respecto a la semana los días inútiles son aquellos inhábiles, aunque son precisamente los que podemos destinar a cosas que nos sirven mucho para nuestro bienestar espiritual, como descansar, pasear, visitar familiares o amigos, etcétera.

Lo grave de este adjetivo es cuando se aplica a las personas, ya que podría dañar profundamente su autoestima, especialmente si se trata de un niño que está formando su carácter; y además es mentira, ya que no existe ningún ser humano inútil, pues cada uno vale por el solo hecho de ser alguien en el mundo y debe respetarse su dignidad y valía, pudiendo no tener ciertas capacidades pero tendrá otras. Es cierto que puede haber órganos en el ser humano que sean inútiles, como el caso del apéndice; u otros que han dejado de funcionar o se han perdido por alguna causa accidental o traumática, por ejemplo. “Mi pierna derecha se ha vuelto inútil luego del accidente y debo caminar con bastón” pero la persona como tal, jamás lo será.