Concepto de jabón

Del latín sapo, que a su vez procede del término germánico saipôn, procede el actual concepto de jabón. Se cuenta que el en Monte sapo los romanos hacían sacrificios de animales, y cuando la grasa animal era arrastrada por el agua de lluvia y se mezclaba con las cenizas de los fuegos que allí ardían, se creaba una sustancia que servia para limpiar. Jabón es una palabra con la que se crea la idea de un producto que es utilizado tanto en la higiene del cuerpo de personas y animales, como para lavar objetos, entre los cuales podemos incluir, ropas, utensilios de cocina (platos, vasos, cubiertos) o puede usarse para limpiar el hogar, aunque en la actualidad existen productos más específicos.

En el primero de los casos habría que retrotraerse a tiempos inmemoriales para descubrir el origen del jabón pues, al día de hoy, tenemos conocimiento de que tanto egipcios como griegos y romanos usaban un producto similar. En concreto, lo elaboraban a partir de aceite, agua y ceras. El médico griego Galeno dice que se fabricaba con con lejía y recomendaba lavarse con él, para erradicar las impurezas tanto del cuerpo como de la ropa.

Ya, con el paso del tiempo, el uso del jabón se fue extendiendo por el mundo llegando a que en la Edad Media fuera un artículo generalizado. En el siglo VI aparecería el que era fabricado con aceite de oliva y en el siglo XV haría lo propio el que hoy es uno de los más importantes: el jabón de Marsella.

Este producto el mencionado jabón de Marsella, que era elaborado en aquel entonces con grasas vegetales y huesos y que se convertiría así en el padre del jabón actual. Pero no es el único existente pues otro de los más significativos en la actualidad es el dermatológico, que fue inventado por los soldados americanos en plena Segunda Guerra Mundial.

Los jabones tradicionales son sólidos, pero también los hay líquidos con viscosidades diferentes. Los hay aromñaticos, neutros con glicerina, y los que tienen funciones terapéutics como los que combaten el acné o la micosis.

Para afeitarse o para lavar diversos utensilios, como ya decíamos anteriormente, también puede ser utilizado el jabón creado para tales fines. Unos jabones que, en estos casos, son también conocidos con el nombre de gel y detergente, respectivamente.

El jabón en polvo, usado para lavar la ropa, es un poco más abrasivo que el líquido o en pasta, pero es más económico y rendidor.

Buscar otro concepto