Concepto de notificación

La palabra notificación hace referencia a la acción y al resultado del verbo regular de primera conjugación, notificar, procedente etimológicamente del latín “notificare”, que puede traducirse como entregar una nota o escrito, para que el receptor quede debidamente informado de su contenido; y también puede aludir al escrito mismo. Es preciso que se haga a través de un medio fehaciente, ya sea una carta documento, un telegrama o bajo firma, para que pueda probarse. Una carta en sobre cerrado, enviada por correo tradicional, por ejemplo, es una notificación, que es prueba de que la persona la recibió, pero no de su contenido. Así, por ejemplo, si a alguien le reclaman el pago de una deuda en sobre cerrado, no puede negar que la recibió, pues firmó cuando se la entregaron, pero puede alegar que se trataba de una propaganda o una salutación y no del reclamo mencionado.

En las relaciones sociales, muchas veces es necesario dar a conocer decisiones, comunicaciones y resoluciones, para que el afectado por ellas, pueda estar informado, y no pueda negar saber sobre ellas, pudiendo notificador y notificado obrar en consecuencia. Por ejemplo: “Me mandaron a llamar de la escuela de mi hijo para que me notifique de su mala conducta”, “Debo notificarme en mi trabajo sobre que acepto las fechas de las vacaciones que me concedieron” o “Me han notificado mi despido, a través de un telegrama, diciéndome que hubo causas justas generadas por mi inconducta, pero yo responderé negando los hechos que se me atribuyen”.

En el ámito jurídico, el reclamo de una obligación, debidamente notificada al deudor, interrumpe la prescripción.

En sede judicial, diferentes situaciones, y las resoluciones que se dicten deben ser notificadas, para no negar el derecho de defensa en juicio. Por ejemplo, la demanda debe ser notificada al demandado, quien tiene un plazo para oponer excepciones; lo mismo que cualquier decisión judicial, como por ejemplo la traba de embargo, la citación a remate o la sentencia. Cuando el demandado es declarado en rebeldía (por no presentarse ni contestar la demanda) queda notificado, a partir de entonces, en los estrados del juzgado. Algunas notificaciones se hacen por edictos, cuando hay un llamado más general, como cuando se hace una sucesión, y se intenta que esa información llegue a todos los herederos que pudieran existir, ya que al no saberse con seguridad si los hay, quiénes y cuántos son (o los coherederos desean no informarlo ex profeso) se opta por esa modalidad.

En Informática, se usan las notificaciones informáticas para poner en alerta a los usuarios, sobre determinados requisitos o trámites que deben cumplimentar para continuar con el servicio, la presencia de virus, la existencia de ofertas o promociones; o de la existencia de personas que quieren contactarse, entre otros muchos avisos.