Concepto de originario

La palabra originario, se compone del sufijo latino de pertenencia “arium” sobre el sustantivo masculino origen, procedente del latín “origo” que indica “comienzo”. Literalmente, originario es lo referente al comienzo o principio de algo.

Ejemplos de uso: “Los idiomas originarios de Bolivia son el quechua, el aymara y el guaraní”, “Las culturas originarias se están perdiendo a causa de la globalización, y se está destruyendo la identidad nacional”, “Mi profesión originaria era la de zapatero, pero luego estudié en la universidad, y ahora soy contador público”, “Mis ideas originarias eran comunistas, pero luego me volví capitalista”, “El texto originario era más extenso, pero resolví publicar solo el resumen”, “El lenguaje originario en que se escribió la Biblia antigua fue el hebreo, salvo las profecías de Daniel y Esras y un versículo de Jeremías, que se hizo en arameo; mientras que la lengua originaria del nuevo Testamento, es la griega”, “El vino es originario del Medio Oriente” o “Soy originario de Francia, pero ahora me radiqué en España”.

Los pueblos originarios

Cuando llegó a América la colonización europea, en especial la española, destruyó la cultura aborigen, a la que se conoce como precolombina (existente antes de la llegada de Colón en 1492). Sin embargo, descendientes de esos pueblos originarios, aún están reunidos en comunidades que conservan sus rasgos culturales, como lengua y tradiciones (música, comida, danzas). Estos pueblos, llamados antes, indios o indígenas, ahora son denominados pueblos originarios, para quitarles su contenido etnocentrista, ya que conformaron una verdadera cultura, que es necesario respetar, y, además, no tienen ninguna relación con la India, lugar al que creyeron arribar los conquistadores.

La ONU considera que estas comunidades, que viven en condiciones misérrimas, se encuentran en unos 90 países, conformados en unas 5.000 comunidades, abarcando unas 370.000.000 de personas. Sin embargo, la ONU sigue llamándolos pueblos indígenas y para la concientización de su situación desfavorecida les adjudicó un día, el 9 de agosto, como Día Internacional de las Comunidades Indígenas. La restitución de sus tierras no les ha sido concedida, a pesar de sus múltiples reclamos.