Concepto de parecido

Parecido es el participio del verbo parecer, del latín “parescere”, vocablo integrado por el verbo “parere” que significa hacerse visible.

Parecido es la calificación de algo o de alguien que es semejante a otro, pero no igual. Es sinónimo de análogo o similar. Lo parecido presenta grados, ya que se pude tener una o muchas características en común con el modelo con que se compara. Puede ser lo parecido referido a uno o más rasgos o elementos del total o referirse al todo en su conjunto.

Ejemplos: “Este paisaje es parecido al que vi la semana pasada pues en ambos hay ríos y montañas”, “Mi hijo es parecido a su padre en su mirada y su sonrisa”, “Mis dos hijos mellizos son tan parecidos que la gente los confunde”, “El examen de la profesora es parecido al que tomó el año pasado, solo modificó algunas de las preguntas, y no demasiado”, o “La historia de casi todos los países son parecidas en cuanto a que en ellas siempre hubo en mayor o menor medida, pasajes de violencia, héroes y mártires”.

En Biología, las características que hacen a los individuos de una misma familia parecidos, está dada por la transmisión genética. Sin embargo, puede ocurrir que existan individuos parecidos que no conformen una misma familia.
Entre personas y animales superiores, lo parecido puede referirse a lo físico o al carácter. En los humanos lo parecido también puede ser ideológico: “Mi perro es muy parecido al tuyo, los dos son mansos y mimosos”, “Soy muy parecida a mi prima en cuanto a los gustos y preferencias musicales” o “Mis ideas son muy parecidas a las que expuso el sacerdote en la misa”.

La expresión “bien parecido” hace referencia a la persona que es linda exteriormente: “Juan es bien parecido, es alto, elegante y su rostro tiene facciones armoniosas”.

En Gramática, hay palabras que se escriben y suenan de modo parecido, pero significan cosas distintas. Solo en algunos casos comparten etimología. Se denominan parónimos, por ejemplo: aptitud y actitud, abeja y oveja, apto y acto, etcétera.