Concepto de presto

La palabra presto, es un adjetivo que llegó al español desde el latín “praestus”, en el sentido de calificar a alguien como ágil, dispuesto, rápido y veloz.

Ejemplos de uso: “El chico siempre estaba presto para ayudar a sus padres”, “Manejó presto hacia el hospital pues llevaba a su esposa desmayada y requería atención urgente”, “El cachorro estaba siempre presto a jugar y a hacer travesuras”, “El ladrón era presto para hacer sus fechorías y por eso sus actos ilícitos quedaban impunes” o “Si eres presto en hacer el trabajo harás una buena carrera en la empresa”.

En el ámbito musical, es un tempo (velocidad con que se ejecuta una pieza) rápido, equivalente a entre 180 y 200 pulsaciones por minuto; generalmente usado para expresar fuertes emociones, tanto de dicha como de disgusto y de ira. Un tempo rápido, pero menor al Presto, el Allegro, y uno más rápido, el Prestísimo.

En Geografía, existe en el sur de Bolivia, en la faja subandina, un municipio y localidad, situado dentro de la provincia de Jaime Zudáñez perteneciente al departamento de Chuquisaca, cuyo nombre es Presto; con gran actividad agropecuaria.

Tiene una superficie de 1.314 km² y su población ronda en los 12.385. Entre sus danzas tradicionales, podemos citar el Chuntunqui, el Sataqui y el Toroy Toroy; usándose principalmente, como instrumentos musicales, la zampoña y el charango.

Presto, también puede referirse a la conjugación en presente, del indicativo, en primera persona singular, del verbo prestar (“yo presto”) en el sentido de dar una cosa propia, para que otro la aproveche de modo gratuito, y luego la devuelva, en el tiempo estipulado o a requerimiento del dueño; o también puede emplearse para indicar que se otorga colaboración a alguien. Por ejemplo: “Siempre presto mis útiles escolares a los compañeros que se olvidan de traerlos”, “No me gusta estar reclamando lo que presto; por eso muchas veces pierdo esas cosas, ya que muchos se olvidan de devolverlas” o “Cada semana presto colaboración a mi padre para cortad su césped, ya que él ya es muy anciano para hacer esa tarea”.

También se usa cuando se presta dinero, para devolverlo con intereses. Quien realiza esta tarea, que puede ser una entidad financiera o un particular, se denomina `prestamista; una vieja actividad; que puede transformar al prestamista en usurero, si cobra intereses demasiado elevados. Ejemplo: “Yo presto dinero a la gente, en el Banco donde trabajo; y ellos lo devuelven en muchas cuotas, con lo que obtienen dinero rápido para satisfacer deseos y necesidades; aunque lo que terminan pagando, es el doble de lo que se les prestó”.