Concepto de remoción

La remoción, etimológicamente nacida del latín “remotio” es la acción y también el resultado de remover, que procede del latín “removere”, vocablo integrado por el prefijo “re” que indica un retroceso o “vuelta atrás” o una reiteración, y “mover” = ”mover”, o sea cambiar o quitar algo o a alguien de su lugar

La remoción implica quitar un objeto o un sujeto de un lugar o de una situación, por motivos diversos (inutilidad, riesgo, aseo, estética, cambio de gustos, conveniencia, etcétera): “La remoción del polvo del piso y los muebles fue posible gracias a la aspiradora”, “La remoción del empapelado de la papel dio mucho trabajo pero al fin podré pintarla del color de mi agrado”, “Se produjo la remoción del árbitro de fútbol luego del enorme error que cometió”, “Se procedió a la remoción de todos los carteles de propaganda política tras el fin de las elecciones”, “La remoción del tatuaje fue muy difícil pero deseaba eliminar la marca del nombre de su antiguo amor”, “Es indispensable proceder a la remoción del gato de la habitación ya que la alergia de la niña se debe a su pelaje” o “La remoción de los escombros de la casa derrumbada demandó el trabajo de media docena de personas”.

La remoción en muchos casos se aplica a los cargos o empleos: “La remoción del jefe de ventas se produjo ante su falta de cumplimiento”, “La remoción del administrador de nuestro consorcio se debió a su deficiente gestión” o “La remoción del juez fue hecha por juicio político”.

En Informática la remoción de virus que afectan el funcionamiento normal del ordenador, que a veces son solo molestos y en otros causan daños importantes, puede hacerse con programas antivirus, que primero lo detectan y luego lo eliminan.

En Metafísica se habla de remoción de implantes negativos a una técnica de “limpieza” personal y global que purifica el alma, eliminando los karmas de las vidas sucesivas según quienes creen en la reencarnación.