Concepto de rótulo

La palabra rótulo es un sustantivo, que nos llegó desde el latín “rotulus”, designando una pequeña rueda y un rollo de papel, pasando luego a designar su título o encabezado.

Un rótulo es un título o indicación breve pero precisa, que sirve para identificar un sitio o un contenido, siendo muy importante para diferenciar una cosa de otra o encontrarla más rápidamente. Puede tratarse de etiquetas de pequeñas dimensiones o grandes carteles, incluso, provistos de luminosidad. Los materiales empleados para rotular son variables, dependiendo de la finalidad, algunos están hechos en papel autoadhesivo, otros en cartón, otros son de material plástico, o, incluso pueden ser metálicos o de madera. Pueden estar impresos o ser manuscritos en lápiz, lapicera, fibra, etcétera.

Ejemplos: “He puesto rótulos en los frascos de la cocina, pues ayer confundí la sal con el azúcar”, “Mi hijo rotuló sus carpetas para saber qué asignaturas contienen”, “En el camino vimos un rótulo luminoso que indicaba el camino hacia la playa”, “Compré el periódico, pues me dio curiosidad el rótulo que anunciaba que se tomarían nuevas medidas frente a la crisis”, “Si en la mudanza rotulas las cajas, te será más fácil luego acomodar todo en tu nuevo hogar”, “En la entrada de la tienda se leía un rótulo que indicaba los horarios de apertura y cierre” o “El escrito comenzaba con un rótulo colorido que anticipaba el tema que se iba a desarrollar”.

En los libros, los rótulos que se colocan en sus lomos, permiten que sean identificados, cuando están puestos en una Biblioteca. Esa etiqueta que se le pega al lomo, recibe el nombre de tejuelo.

En los productos alimenticios y medicamentos, los rótulos señalan, además de su nombre comercial, los ingredientes que los componen´, y alguna indicación de importancia. Por ejemplo: “Lee el rótulo de este alimento para saber si contiene azúcares”, “En el rótulo decía que se debe consumir dentro de una semana de envasado, y ese dato también figura”, “Fíjate en el rótulo de las píldoras para saber qué droga contienen, ya que soy alérgica a muchas de ellas”.
Como estrategia de marketing los rótulos tratan de mostrar las características más ventajosas del producto, del modo más visible y estético, para atraer a la clientela.

Sociológicamente, se dice que se le pone rótulo a las personas, cuando se las identifica con alguna característica real o nacida de prejuicios, por ejemplo: “No le pongas al alumno el rótulo de mal estudiante, pues terminará asumiendo esa condición”, “Por un rumor falso, todos creyeron que había faltado a la verdad, y ahora me rotularon como mentiroso.