Concepto de similitud

Similitud, es un vocablo que se derivó del latín “similitudo”. Se integra por “similis” en el sentido de semejante, parecido o similar, más el sufijo de cualidad, “tudo”.

Para hablar de similitud, debemos tener dos o más cosas o individuos, entre los que puedan hallarse rasgos comunes, a través de una comparación, pudiendo estar contenidos en el mismo sujeto u objeto, o en diferentes; cuando estas coincidencias son muchas, la similitud es notable, mientras que, si son pocas, esas características coincidentes, serán levemente similares. Cuando todos los rasgos coinciden, no se trata de seres animados o inanimados similares, sino idénticos.

Ejemplos de uso: “La similitud entre estos dos modelos de automóviles es mucha, en cuanto a su diseño, funciones y precio, por eso me cuesta decidir cuál comprar”, “El color de sus ojos, tiene similitud con los de su madre, pero son un poco más claros”, “Hay similitud entre ambas firmas, pero me gustaría que las coteje un perito, para saber si realmente corresponden a la misma persona”, “La asas de esta taza son similares, pero no iguales”, “Estos dos productos son similares, pero éste cuenta con servicio técnico posterior”, “Hay similitud entre tu forma de pensar y la mía, coincidimos en los valores esenciales”, “Mi madre preparó una receta similar a la de mi abuela, solo le quitó un poco de azúcar”, “La maestra nos anuló las evaluaciones, pues dijo que la mía y la de mi compañero eran demasiado similares”, “El médico no halló ninguna similitud entre las causas de esta enfermedad y la que padecí el año pasado” o “Encuentro similitud entre el plan de gobierno del actual presidente y el del anterior, ya que ninguno de los dos ha hecho inversiones en materia de salud pública”.

Biológicamente, los integrantes de una misma familia, al heredar los rasgos, presentan muchas veces, fenotipos similares. Entre los hermanos mellizos, esa similitud es, a veces, más evidente; y en el caso de los gemelos, llegan a ser prácticamente iguales, aunque nunca completamente idénticos, en sus rasgos físicos y en muchas características de su temperamento, pero son personas diferentes.

En las palabras, semánticamente, cuando éstas tienen similitud en su forma o en su pronunciación, escribiéndose con alguna variante que las diferencia, se dice que son términos parónimos, siendo su significado diferente, por ejemplo “callado” y “cayado” o “cazar” y “casar”.

En Geometría se dice que dos triángulos tienen similitud, cuando sus lados resultan proporcionales y sus ángulos congruentes.

En Ciencias de Computación, se habla de inteligencia artificial, por la similitud en el procesamiento de datos de las máquinas, con la inteligencia humana, aunque obviamente, las máquinas necesitan una programación previa por parte de un ser humano.