Concepto de unicornio

Unicornio, es una palabra compuesta, integrada por los siguientes términos, procedentes de la lengua latina: “uni” que se traduce como “uno”, “cornu” que en castellano es “cuerno”, y el sufijo de resultado, “io”.

Un unicornio es un ser, producto de la imaginación humana, que lo convirtió en un mito, ya desde las primeras civilizaciones, como la de los hindúes (pueblo que, según el médico e historiador griego Ctesias, sería el lugar originario de este animal legendario) babilonios, persas y egipcios, caracterizado, desde el siglo V a. C. como una combinación de varios animales, como que tenía patas de antílope, barba de chivo y cola de felino. Llegó, posteriormente a mostrarse como un pequeño caballo alado, del tamaño de un asno, de color blanco y ojos azules, con un cuerno, con formato de espiral, y tricolor, siendo de abajo hacia arriba, blanco, negro y rojo, situado por encima de sus ojos, y, en medio de ellos. Ese cuerno, le proporcionaba la magia de eterna juventud; y se le adjudicó, en el medioevo, poderes de antídoto contra venenos y de protección contra enfermedades. Como los unicornios no existieron jamás, lo que se vendía como cuerno de unicornio, se sacaban del macho de los narvals, que es un mamífero cetáceo, propio de las aguas marinas del Ártico y del Océano Atlántico, o, tal vez, de los rinocerontes. Con estos cuernos, se construyó, por ejemplo, la silla del trono dinamarqués. Algunas traducciones de la Biblia, dicen, que en ella, se menciona al unicornio, admirando su fuerza.

Si bien a los unicornios primitivos se los dotó de un carácter impulsivo, quedaron en la conciencia colectiva como símbolos de fortaleza, pureza espiritual y mansedumbre; pero también valientes y capaces de vencer a animales mucho más corpulentos. Para la cultura china, era un ser mágico, portador de buena fortuna. Son solitarios y rara vez se los puede ver, privilegio que se dice, tienen algunas damas jóvenes, vírgenes, de corazón noble.

El unicornio, es, en Escocia, su animal nacional, desde fines del siglo XIV, y dos de ellos integraron su escudo de armas. Un siglo después, el unicornio se grabó en sus monedas. Fue en el siglo XVII, cuando, al unirse Inglaterra, cuyo animal nacional es el león, con Escocia, uno de los unicornios del escudo de armas, se reemplazó por un león, como emblema de unidad. En Escocia, podemos ver, unicornios, frecuentemente, en sus monumentos y castillos.

El interés por los unicornios, resurgió en el siglo XXI, como parte de la cultura pop, usándolo los niños, como juguete; y, en todas las edades como adorno, ya sea en estatuillas, grabándolo en prendas, en pinturas y dibujos, en gastronomía, etcétera, en lo que se da en llamar “moda unicornio”.

Buscar otro concepto