Concepto de grandilocuencia

Grandilocuencia es un vocablo que se formó de términos tomados del latín. Integra el adjetivo “grandis” en el sentido de grande; el verbo “loqui” que designa la acción de hablar; y el sufijo de cualidad de agente “encia”. Su significado literal, es, entonces, la cualidad de quien habla con términos grandes, complicados, exagerados, pomposos, elaborados; contrariamente a lo que es sencillo y práctico.

La grandilocuencia es común en la Literatura y la Filosofía, ya que en el lenguaje cotidiano suele tener un sentido peyorativo, y hablar con estilo grandilocuente puede hacer pensar que quien lo emplea desea sobresalir o intentar hacer creer que es más culto que el resto, lo que podría resultarle contraproducente, y revelar sus inseguridades y su vanidad. Ejemplos: “El político habló con grandilocuencia, pero a pesar de que intentó impresionar con su vocabulario sofisticado, todos entendieron que se trataba de promesas vacías” o “No me gustan las explicaciones grandilocuentes, prefiero que me hablen de modo sencillo, pragmático y entendible”.

La Literatura del período Barroco, que tuvo lugar en el siglo XVII en el continente europeo y que sucedió en coincidencia con el Siglo de Oro español se caracterizó por escritos donde predominaron la ornamentación y el juego de palabras, abusándose de adjetivaciones, metáforas y otros recursos. El Romanticismo, movimiento no sólo literario, sino también artístico, político y social, que nació en Alemania a fines del siglo XVIII, como un renacer del Barroco, luego del período Neoclásico, también se caracterizó por la grandilocuencia de su estilo, usado para exaltar la subjetividad, las emociones y la rebeldía hacia lo normado en materia de expresividad.

El escritor argentino Jorge Luis Borges (1899-1986) aconsejaba a los escritores noveles no escribir con palabras grandilocuentes imitando el estilo barroco sino usar palabras sencillas, que no busquen impresionar al lector sino mostrarle al personaje, intentar que lo sienta, sin revelarle todo sobre él.