Concepto de perpendicular

Perpendicular es un adjetivo que se originó en el latín “perpendiculāris”, término integrado por el prefijo de globalidad “per”, el verbo “pendere” en el sentido de “pender” o “colgar”, y los sufijos “culuis” que en este caso designa algo instrumental y el de relatividad o pertenencia “ar”.

Designó en sus orígenes a una plomada o algo que cae a plomo a partir de un eje que sigue la línea del horizonte.
En Geometría se dice de dos rectas que son perpendiculares, encontrándose en igual plano, cuando conforman cuatro ángulos de 90º (rectos) formando cuatro sectores iguales. En los triángulos rectángulos podemos observar dos segmentos que resultan ser perpendiculares. Las rectas perpendiculares gozan de la propiedad de la simetría y reciprocidad: pues si una recta es perpendicular a otra, ésta lo será con la primera; pero no cumplen con la propiedad reflexiva, ya que las rectas no pueden ser perpendiculares con ellas mismas; ni tampoco con la propiedad transitiva, porque si una recta es perpendicular a otra y esta última es perpendicular a una tercera, la primera no tiene que ser perpendicular a la tercera. Tampoco pueden ser crecientes o decrecientes a un mismo tiempo.

En el caso de las semirrectas, son perpendiculares si forman ángulos rectos, pudiendo o no tener el mismo punto de origen. En el caso de los planos, si forman cuatro ángulos diedros de 90 º serán también perpendiculares.
En la Historia del Arte se conoce como gótico perpendicular al estilo que predominó en Inglaterra desde mediados del siglo XIV y hasta el siglo XVI, caracterizado por el predominio de las líneas rectas, que evolucionó desde el estilo curvilíneo, lo que les permitió hacer grandes ventanas. También representó a esta época, las bóvedas de abanico.